Según Juan*

1 En [el] principio+ la Palabra*+ era, y la Palabra estaba con Dios,*+ y la Palabra era un dios.*+ Este estaba en [el] principio+ con Dios.+ Todas las cosas vinieron a existir por medio de él,+ y sin él ni siquiera una cosa vino a existir.

Lo que ha venido a existir por medio de él era vida,+ y la vida era la luz+ de los hombres.* Y la luz resplandece en la oscuridad,+ mas la oscuridad no la ha subyugado.

Se levantó un hombre que fue enviado como representante de Dios:+ su nombre era Juan.*+ Este [hombre] vino para testimonio,+ a fin de dar testimonio acerca de la luz,+ para que gente de toda clase creyera por medio de él.+ Él no era aquella luz,+ sino que había de dar testimonio+ acerca de aquella luz.

La luz verdadera+ que da luz+ a toda clase de hombre+ estaba para venir al mundo.* 10 Estaba en el mundo,+ y el mundo vino a existir por medio de él,+ pero el mundo no lo conoció. 11 Vino a su propia casa, pero los suyos no lo recibieron.+ 12 No obstante, a cuantos sí lo recibieron,+ a ellos les dio autoridad de llegar a ser hijos de Dios,+ porque ejercían fe en su nombre;+ 13 y ellos nacieron, no de sangre,* ni de voluntad carnal, ni de voluntad de varón, sino de Dios.+

14 De modo que la Palabra vino a ser carne+ y residió* entre nosotros, y tuvimos una vista de su gloria, gloria como la que pertenece a un hijo unigénito+ de parte de un padre; y estaba lleno de bondad inmerecida y verdad.+ 15 (Juan dio testimonio acerca de él, sí, realmente clamó —este fue el que [lo] dijo— diciendo: “El que viene detrás de mí se me ha adelantado, porque existió antes que yo”.)+ 16 Porque todos nosotros recibimos de su plenitud,+ sí, bondad inmerecida sobre bondad inmerecida.+ 17 Porque la Ley fue dada por medio de Moisés,+ la bondad inmerecida+ y la verdad+ vinieron a ser por medio de Jesucristo. 18 A Dios ningún hombre lo ha visto jamás;+ el dios unigénito*+ que está en [la posición del] seno+ para con el Padre es el que lo ha explicado.+

19 Ahora bien, este es el testimonio* de Juan cuando los judíos le enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén para preguntarle: “Tú, ¿quién eres?”.+ 20 Y él confesó y no negó, sino confesó: “Yo no soy el Cristo”.+ 21 Y le preguntaron: “¿Qué, entonces? ¿Eres Elías?”.*+ Y dijo: “No lo soy”. “¿Eres El Profeta?”+ Y contestó: “¡No!”. 22 Por lo tanto le dijeron: “¿Quién eres?, para que demos respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué dices acerca de ti mismo?”.+ 23 Dijo: “Yo soy la voz de alguien que clama en el desierto: ‘Hagan recto el camino de Jehová’,* así como dijo el profeta Isaías”.+ 24 Ahora bien, aquellos enviados venían de los fariseos. 25 De modo que le interrogaron y le dijeron: “¿Por qué bautizas,+ pues, si tú mismo no eres el Cristo, ni Elías, ni El Profeta?”. 26 Juan les contestó, diciendo: “Yo bautizo* en agua. En medio+ de ustedes está de pie uno a quien ustedes no conocen,+ 27 el que viene detrás de mí, pero a quien no soy digno de desatar la correa de su sandalia”.+ 28 Estas cosas sucedieron en Betania,* al otro lado del Jordán, donde Juan estaba bautizando.+

29 Al día siguiente contempló a Jesús que venía hacia él, y dijo: “¡Mira, el Cordero+ de Dios que quita el pecado+ del mundo!*+ 30 Este es aquel de quien dije: Detrás de mí viene un varón que se me ha adelantado, porque existió antes que yo.+ 31 Ni siquiera yo lo conocía, pero la razón por la cual yo vine bautizando en agua fue para que él fuera puesto de manifiesto a Israel”.+ 32 Juan también dio testimonio, y dijo: “Vi el espíritu bajar como paloma del cielo, y permaneció sobre él.+ 33 Ni siquiera yo lo conocía, pero El Mismo que me envió+ a bautizar en agua me dijo: ‘Sobre quienquiera que veas el espíritu descender y permanecer, este es el que bautiza en espíritu santo’.+ 34 Y yo [lo] he visto, y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios”.+

35 De nuevo, al día siguiente, Juan estaba de pie con dos de sus discípulos, 36 y al mirar a Jesús que iba andando, dijo: “¡Miren, el Cordero+ de Dios!”. 37 Y los dos discípulos le oyeron hablar, y siguieron a Jesús. 38 Entonces Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les dijo: “¿Qué buscan?”. Ellos le dijeron: “Rabí (que, traducido, significa Maestro), ¿dónde estás alojado?”. 39 Les dijo: “Vengan, y verán”.+ Por lo tanto, fueron y vieron dónde estaba alojado, y se quedaron con él aquel día; era como la hora décima.* 40 Andrés+ el hermano de Simón Pedro era uno de los dos que oyeron lo que Juan dijo y siguieron a [Jesús].* 41 Primero* halló este a su propio hermano, Simón, y le dijo: “Hemos hallado al Mesías”*+ (que, traducido, significa Cristo).+ 42 Lo condujo a Jesús. Cuando Jesús lo miró,+ dijo: “Tú eres Simón,+ hijo de Juan;*+ tú serás llamado Cefas”* (que se traduce Pedro).*+

43 Al día siguiente, deseó partir para Galilea. De modo que Jesús halló a Felipe+ y le dijo: “Sé mi seguidor”.+ 44 Ahora bien, Felipe era de Betsaida,+ de la ciudad de Andrés y Pedro. 45 Felipe halló a Natanael+ y le dijo: “Hemos hallado a aquel de quien Moisés, en la Ley,+ y los Profetas+ escribieron, a Jesús, hijo de José,+ de Nazaret”. 46 Pero Natanael le dijo: “¿De Nazaret puede salir algo bueno?”.+ Felipe le dijo: “Ven y ve”. 47 Jesús vio a Natanael venir hacia él y dijo de él: “Mira, un israelita de seguro, en quien no hay engaño”.+ 48 Le dijo Natanael: “¿Cómo es que me conoces?”. En respuesta, Jesús le dijo: “Antes que Felipe te llamara, mientras estabas debajo de la higuera, te vi”. 49 Natanael le contestó: “Rabí, tú eres el Hijo de Dios,+ tú eres el Rey+ de Israel”. 50 En respuesta, Jesús le dijo: “¿Porque te dije que te vi debajo de la higuera crees? Cosas mayores que estas verás”. 51 Le dijo además: “Muy verdaderamente* les digo: Verán el cielo abierto y a los ángeles*+ de Dios ascendiendo y descendiendo al* Hijo del hombre”.+

2 Ahora bien, al tercer día se efectuó un banquete de bodas en Caná+ de Galilea, y estaba allí la madre+ de Jesús. Jesús y sus discípulos también fueron invitados al banquete de bodas.

Cuando faltó el vino, la madre+ de Jesús le dijo: “No tienen vino”. Pero Jesús le dijo: “¿Qué tengo que ver contigo,* mujer?+ Todavía no ha llegado mi hora”.+ Su madre dijo a los que ministraban: “Todo cuanto les diga, háganlo”.+ Sucedió que había puestas allí seis tinajas de piedra para agua según lo exigido por los reglamentos de purificación+ de los judíos, cada una de las cuales podía contener dos o tres medidas de líquido.* Jesús les dijo: “Llenen de agua las tinajas de agua”. Y las llenaron hasta el borde. Y les dijo: “Saquen un poco ahora y llévenlo al director del banquete”. De modo que ellos lo llevaron. Pues bien, cuando el director del banquete probó el agua que había sido convertida en vino,+ pero no sabía de dónde venía, aunque lo sabían los que ministraban que habían sacado el agua, el director del banquete llamó al novio 10 y le dijo: “Todo otro hombre pone primero el vino excelente,+ y cuando la gente está embriagada, el inferior. Tú has reservado el vino excelente hasta ahora”. 11 Jesús ejecutó esto en Caná de Galilea como principio de sus señales, y puso de manifiesto su gloria;+ y sus discípulos pusieron su fe en él.

12 Después de esto, él y su madre y hermanos+ y sus discípulos bajaron a Capernaum,+ pero no se quedaron allí muchos días.

13 Pues bien, se acercaba la pascua+ de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.+ 14 Y halló en el templo a los que vendían ganado vacuno y ovejas y palomas,+ y a los corredores de cambios en sus asientos. 15 Por consiguiente, después de hacer un látigo de cuerdas, expulsó del templo a todos aquellos junto con las ovejas y el ganado vacuno, y desparramó las monedas de los cambistas y volcó sus mesas.+ 16 Y dijo a los que vendían las palomas: “¡Quiten estas cosas de aquí! ¡Dejen de hacer de la casa+ de mi Padre una casa de mercancías!”.+ 17 Sus discípulos recordaron que está escrito: “El celo por tu casa me consumirá”.+

18 Por lo tanto, en respuesta, los judíos le dijeron: “¿Qué señal+ tienes para mostrarnos, ya que haces estas cosas?”. 19 En respuesta, Jesús les dijo: “Derriben este templo,*+ y en tres días lo levantaré”. 20 Por eso dijeron los judíos: “Este templo fue edificado en cuarenta y seis años, ¿y tú en tres días lo levantarás?”. 21 Pero él hablaba acerca del templo+ de su cuerpo. 22 Sin embargo, cuando fue levantado de entre los muertos, sus discípulos recordaron+ que él solía decir esto; y creyeron la Escritura y el dicho que Jesús dijo.

23 Sin embargo, cuando estuvo en Jerusalén en la pascua, en la fiesta+ de esta, muchos pusieron su fe en el nombre de él+ al ver las señales que él ejecutaba.+ 24 Pero Jesús mismo no se confiaba+ a ellos, porque los conocía a todos 25 y porque no tenía necesidad de que nadie diera testimonio acerca del hombre, porque él mismo conocía lo que había en el hombre.+

3 Ahora bien, había un hombre de los fariseos, Nicodemo+ era su nombre, un gobernante de los judíos. Este vino a él de noche+ y le dijo: “Rabí,+ sabemos que tú como maestro+ has venido de Dios;+ porque nadie puede ejecutar estas señales+ que tú ejecutas a menos que Dios esté con él”.+ En respuesta, Jesús le dijo:+ “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca de nuevo,*+ no puede ver el reino de Dios”.+ Nicodemo le dijo: “¿Cómo puede nacer el hombre cuando es viejo? No puede entrar en la matriz de su madre por segunda vez y nacer, ¿verdad?”. Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua+ y del espíritu,*+ no puede entrar en el reino de Dios. Lo que ha nacido de la carne, carne es, y lo que ha nacido del espíritu, espíritu es.+ No te maravilles a causa de que te dije: Ustedes tienen que nacer otra vez.+ El viento*+ sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que ha nacido del espíritu”.+

En respuesta, Nicodemo le dijo: “¿Cómo pueden suceder estas cosas?”. 10 En respuesta, Jesús le dijo: “¿Eres tú maestro de Israel, y sin embargo no sabes estas cosas?+ 11 Muy verdaderamente te digo: Lo que sabemos hablamos, y de lo que hemos visto damos testimonio,+ pero ustedes no reciben el testimonio que damos.+ 12 Si les he dicho cosas terrenales y sin embargo no creen, ¿cómo creerán si les digo cosas celestiales?*+ 13 Además, ningún hombre ha ascendido al cielo+ sino el que descendió del cielo,+ el Hijo del hombre.+ 14 Y así como Moisés alzó la serpiente+ en el desierto, así tiene que ser alzado el Hijo del hombre,+ 15 para que todo el que cree en él tenga vida eterna.+

16 ”Porque tanto amó+ Dios al mundo* que dio a su Hijo unigénito,+ para que todo el que ejerce fe+ en él no sea destruido,+ sino que tenga vida eterna.+ 17 Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para que juzgara+ al mundo, sino para que el mundo se salve+ por medio de él. 18 El que ejerce fe en él no ha de ser juzgado.+ El que no ejerce fe ya ha sido juzgado, porque no ha ejercido fe en el nombre del Hijo unigénito de Dios.+ 19 Ahora bien, esta es la base para el juicio, que la luz+ ha venido al mundo,+ pero los hombres han amado la oscuridad más bien que la luz,+ porque sus obras eran inicuas. 20 Porque el que practica cosas viles+ odia la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean censuradas.+ 21 Pero el que hace lo que es verdad viene a la luz,+ para que sus obras sean puestas de manifiesto como obradas en armonía con Dios”.

22 Después de estas cosas, Jesús y sus discípulos entraron en el país de Judea, y allí pasó algún tiempo con ellos, y bautizaba.+ 23 Pero Juan+ también estaba bautizando en Enón cerca de Salim, porque allí había una gran cantidad de agua,+ y la gente seguía viniendo y bautizándose;+ 24 porque Juan todavía no había sido echado en la prisión.+

25 Por consiguiente, se suscitó una disputa de parte de los discípulos de Juan con un judío acerca de la purificación.+ 26 De modo que vinieron a Juan y le dijeron: “Rabí, el hombre que estaba contigo al otro lado del Jordán, de quien tú has dado testimonio,+ fíjate, este está bautizando, y todos están yendo a él”.+ 27 En respuesta, Juan dijo: “El hombre no puede recibir una sola cosa a menos que se le haya dado del cielo.+ 28 Ustedes mismos me dan testimonio de que dije: Yo no soy el Cristo,+ sino que he sido enviado delante de aquel.+ 29 El que tiene la novia es el novio.+ Sin embargo, el amigo del novio, cuando está de pie y lo oye, tiene mucho gozo a causa de la voz del novio. Por eso, este gozo mío se ha hecho pleno.+ 30 Aquel tiene que seguir aumentando, pero yo tengo que seguir menguando”.

31 El que viene de arriba está sobre todos los demás.*+ El que es de la tierra, de la tierra es y habla de las cosas de la tierra.+ El que viene del cielo está sobre todos los demás.+ 32 Lo que ha visto y oído, de esto da testimonio,+ pero ningún hombre acepta su testimonio.+ 33 El que ha aceptado su testimonio ha puesto su sello a esto: que Dios es veraz.+ 34 Porque aquel a quien Dios envió habla los dichos de Dios,+ porque él no da el espíritu por medida.*+ 35 El Padre ama+ al Hijo y ha entregado en su mano todas las cosas.+ 36 El que ejerce fe+ en el Hijo tiene vida eterna;+ el que desobedece al Hijo no verá la vida,+ sino que la ira de Dios permanece sobre él.+

4 Ahora bien, cuando el Señor* se dio cuenta de que los fariseos habían oído que Jesús hacía y bautizaba+ más discípulos que Juan —aunque, en realidad, Jesús mismo en ningún caso bautizaba, sino sus discípulos— salió de Judea y partió otra vez para Galilea. Pero era necesario que pasara por Samaria.+ Por consiguiente, vino a una ciudad de Samaria llamada Sicar,* cerca del campo que Jacob había dado a José su hijo.+ De hecho, allí estaba la fuente de Jacob.+ Ahora Jesús, cansado del viaje, estaba sentado junto a la fuente tal como estaba. La hora era a eso de la sexta.*

Llegó una mujer de Samaria a sacar agua. Jesús le dijo: “Dame de beber”. (Pues sus discípulos se habían ido a la ciudad a comprar víveres.) Por lo tanto, la mujer, la samaritana, le dijo: “¿Cómo es que tú, a pesar de ser judío, me pides de beber a mí, que soy mujer samaritana?”. (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.)*+ 10 En respuesta, Jesús le dijo: “Si hubieras conocido la dádiva gratuita+ de Dios, y quién+ es el que te dice: ‘Dame de beber’, tú le habrías pedido, y él te habría dado agua viva”.+ 11 Ella le dijo: “Señor, ni siquiera tienes un cubo para sacar agua, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes esta agua viva? 12 Tú no eres mayor+ que nuestro antepasado Jacob, que nos dio el pozo y que bebió de él él mismo junto con sus hijos y su ganado vacuno, ¿verdad?”. 13 En respuesta, Jesús le dijo: “A todo el que bebe de esta agua le dará sed otra vez. 14 A cualquiera que beba del agua que yo le daré de ningún modo le dará sed jamás,+ sino que el agua que yo le daré se hará en él una fuente de agua+ que brotará para impartir vida eterna”.+ 15 La mujer le dijo: “Señor, dame esta agua, para que ni tenga sed ni siga viniendo acá a este lugar a sacar agua”.

16 Él le dijo: “Ve, llama a tu esposo y ven a este lugar”. 17 En respuesta, la mujer dijo: “No tengo esposo”. Jesús le dijo: “Bien dijiste: ‘No tengo esposo’. 18 Porque has tenido cinco esposos, y el que ahora tienes no es tu esposo. Esto lo has dicho verazmente”. 19 Le dijo la mujer: “Señor, percibo que eres profeta.+ 20 Nuestros antepasados adoraron en esta montaña;+ pero ustedes dicen que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar”.+ 21 Jesús le dijo: “Créeme, mujer: La hora viene cuando ni en esta montaña ni en Jerusalén+ adorarán ustedes+ al Padre. 22 Ustedes adoran lo que no conocen;+ nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación se origina de los judíos.+ 23 No obstante, la hora viene, y ahora es, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre con espíritu+ y con verdad,+ porque, en realidad, el Padre busca a los de esa clase para que lo adoren.+ 24 Dios es un Espíritu,*+ y los que lo adoran tienen que adorarlo con espíritu y con verdad”.+ 25 La mujer le dijo: “Yo sé que el Mesías+ viene, el que se llama Cristo.+ Cuando llegue ese, él nos declarará todas las cosas abiertamente”. 26 Jesús le dijo: “Yo, el que habla contigo, soy ese”.+

27 En esto, pues, llegaron sus discípulos, y se admiraban de que hablara con una mujer. Por supuesto, nadie dijo: “¿Qué buscas?”, o: “¿Por qué hablas con ella?”. 28 La mujer, por lo tanto, dejó su cántaro de agua y se fue a la ciudad y dijo a los hombres: 29 “Vengan acá, vean a un hombre que me ha dicho todas las cosas que hice. ¿Acaso no es este el Cristo?”.+ 30 Ellos salieron de la ciudad y empezaron a venir a él.

31 Entretanto, los discípulos estaban instándole, diciendo: “Rabí,+ come”. 32 Pero él les dijo: “Yo tengo alimento para comer del cual ustedes no saben”. 33 Por lo tanto, los discípulos empezaron a decirse unos a otros: “Nadie le ha traído de comer, ¿verdad?”. 34 Jesús les dijo: “Mi alimento+ es hacer la voluntad+ del que me envió y terminar su obra.+ 35 ¿No dicen ustedes que todavía hay cuatro meses antes que venga la siega? ¡Miren! Les digo: Alcen los ojos y miren los campos, que están blancos para la siega.+ Ya 36 el segador está recibiendo salario y recogiendo fruto para vida eterna,+ a fin de que el sembrador+ y el segador se regocijen juntos.+ 37 En este sentido, realmente, es verdadero el dicho: Uno es el sembrador y otro el segador. 38 Yo los despaché a segar aquello en que ustedes no han hecho labor. Otros han labrado,+ y ustedes han entrado en el provecho de la labor de ellos”.

39 Ahora bien, muchos de los samaritanos de aquella ciudad pusieron fe+ en él a causa de la palabra de la mujer que había dicho en testimonio: “Me dijo todas las cosas que hice”.+ 40 Por eso, cuando los samaritanos vinieron a él, se pusieron a pedirle que se quedara con ellos; y él se quedó allí dos días.+ 41 Por consiguiente, muchos más creyeron a causa de lo que él dijo,+ 42 y empezaron a decir a la mujer: “Ya no creemos a causa de tu habla; porque hemos oído por nosotros mismos+ y sabemos que este hombre es verdaderamente el salvador+ del mundo”.

43 Después de los dos días, partió de allí para Galilea.+ 44 Jesús mismo, sin embargo, dio testimonio de que el profeta no tiene honra en su propia tierra.+ 45 Por lo tanto, cuando llegó a Galilea, lo recibieron los galileos, porque habían visto todas las cosas que había hecho en Jerusalén en la fiesta,+ porque ellos también habían ido a la fiesta.+

46 Así que fue otra vez a Caná+ de Galilea, donde había convertido el agua en vino.+ Ahora bien, había cierto servidor del rey cuyo hijo estaba enfermo en Capernaum.+ 47 Cuando este hombre oyó que Jesús había venido de Judea a Galilea, se fue a donde él y se puso a pedirle que bajara y sanara a su hijo, porque este estaba a punto de morir. 48 Sin embargo, Jesús le dijo: “A menos que ustedes vean señales+ y prodigios,+ de ninguna manera creerán”. 49 El servidor del rey le dijo: “Señor,* baja antes que mi niñito muera”. 50 Jesús le dijo: “Ponte en camino;+ tu hijo vive”.+ El hombre creyó la palabra que Jesús le habló, y se fue. 51 Pero ya mientras iba bajando sus esclavos lo encontraron para decirle que su muchachito vivía.+ 52 De modo que él se puso a inquirir de ellos la hora en que mejoró de salud. Por consiguiente, le dijeron: “Ayer a la hora séptima* lo dejó la fiebre”.+ 53 De manera que el padre supo que era en la misma hora+ en que Jesús le había dicho: “Tu hijo vive”. Y él y toda su casa creyeron.+ 54 De nuevo, esta fue la segunda señal+ que Jesús ejecutó cuando vino de Judea a Galilea.

5 Después de estas cosas hubo una* fiesta+ de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Pues bien, en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas,+ hay un estanque designado en hebreo Betzata,* que tiene cinco columnatas. En estas yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y los que tenían miembros secos. 4* —— Pero estaba allí cierto hombre que llevaba treinta y ocho años en su enfermedad. Al ver a este hombre acostado, y dándose cuenta de que ya por mucho tiempo había estado [enfermo],+ Jesús le dijo: “¿Quieres ponerte bien de salud?”.+ El enfermo le contestó: “Señor, no tengo un hombre que me meta en el estanque cuando se revuelve el agua; y entretanto que yo voy, otro baja antes que yo”. Jesús le dijo: “Levántate, toma tu camilla y anda”.+ Con eso, el hombre inmediatamente se puso bien de salud, y tomó su camilla y echó a andar.

Ahora bien, aquel día era sábado.+ 10 Por lo tanto, los judíos se pusieron a decir al sanado: “Es sábado, y no te es lícito+ llevar la camilla”. 11 Pero él les contestó: “El mismo que me sanó me dijo: ‘Toma tu camilla y anda’”. 12 Le preguntaron: “¿Quién es el hombre que te dijo: ‘Tómala y anda’?”. 13 Pero el sanado no sabía quién era, porque Jesús se había apartado, puesto que había una muchedumbre en el lugar.

14 Después de estas cosas, Jesús lo halló en el templo y le dijo: “Mira, te has puesto bien de salud. Ya no peques, para que no te suceda algo peor”. 15 El hombre se fue y dijo a los judíos que había sido Jesús quien lo había puesto bien de salud. 16 De modo que a causa de esto los judíos empezaron a perseguir+ a Jesús, porque hacía estas cosas durante el sábado. 17 Pero él les contestó: “Mi Padre ha seguido trabajando hasta ahora, y yo sigo trabajando”.+ 18 A causa de esto, realmente, los judíos procuraban con más empeño matarlo,+ porque no solo quebraba el sábado, sino que también llamaba a Dios su propio Padre,+ haciéndose igual+ a Dios.

19 Por eso, en respuesta, Jesús* pasó a decirles: “Muy verdaderamente les digo: El Hijo no puede hacer ni una sola cosa por su propia iniciativa,* sino únicamente lo que ve hacer al Padre.+ Porque cualesquiera cosas que Aquel hace, estas cosas también las hace el Hijo de igual manera. 20 Porque el Padre le tiene cariño al Hijo+ y le muestra todas las cosas que él mismo hace, y le mostrará obras mayores que estas, a fin de que ustedes se maravillen.+ 21 Porque así como el Padre levanta a los muertos y los vivifica,+ así el Hijo también vivifica a los que él quiere.+ 22 Porque el Padre no juzga a nadie, sino que ha encargado todo el juicio al Hijo,+ 23 para que todos honren al Hijo+ así como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo envió.+ 24 Muy verdaderamente les digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna,+ y no entra en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida.+

25 ”Muy verdaderamente les digo: La hora viene, y ahora es, cuando los muertos+ oirán la voz+ del Hijo de Dios, y los que hayan hecho caso vivirán.+ 26 Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo,*+ así ha concedido también al Hijo el tener vida en sí mismo.+ 27 Y le ha dado autoridad para hacer juicio,+ por cuanto es Hijo del hombre.+ 28 No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas+ oirán su voz 29 y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida,+ los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.*+ 30 No puedo hacer ni una sola cosa por mi propia iniciativa;* así como oigo, juzgo; y el juicio que yo dicto es justo,+ porque no busco mi propia voluntad, sino la voluntad+ del que me envió.

31 ”Si yo solo doy testimonio+ acerca de mí mismo, mi testimonio no es verdadero.+ 32 Hay otro que da testimonio acerca de mí, y sé que el testimonio que él da+ acerca de mí es verdadero. 33 Ustedes han despachado hombres a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad.+ 34 Sin embargo, yo no acepto el testimonio de parte de hombre, pero digo estas cosas para que ustedes se salven.+ 35 Aquel hombre era una lámpara que ardía y resplandecía, y ustedes por un poco de tiempo estuvieron dispuestos a regocijarse mucho en su luz.+ 36 Pero yo tengo el testimonio mayor que el de Juan, porque las obras mismas que mi Padre me asignó realizar, las obras mismas que yo hago,+ dan testimonio acerca de mí, de que el Padre me despachó. 37 También, el Padre que me envió ha dado testimonio él mismo acerca de mí.+ Ustedes ni han oído su voz en ningún tiempo ni visto su figura;+ 38 y no tienen su palabra permaneciendo en ustedes, porque al mismísimo que él despachó no creen.

39 ”Ustedes escudriñan las Escrituras,+ porque piensan que por medio de ellas tendrán la vida eterna; y estas son las mismas que dan testimonio acerca de mí.+ 40 Y con todo, ustedes no quieren venir a mí para que tengan vida.+ 41 Yo no acepto gloria de parte de los hombres,+ 42 pero bien sé que no tienen el amor de Dios en ustedes.+ 43 Yo he venido en el nombre de mi Padre,+ pero ustedes no me reciben; si algún otro llegara en su propio nombre, recibirían a ese. 44 ¿Cómo pueden creer ustedes, cuando aceptan gloria+ unos de otros y no buscan la gloria que proviene del único Dios?*+ 45 No piensen que yo los acusaré ante el Padre; hay quien los acusa, Moisés,+ en quien ustedes han puesto su esperanza. 46 En realidad, si creyeran a Moisés, me creerían a mí, porque aquel escribió de mí.+ 47 Pero si no creen los escritos de aquel,+ ¿cómo creerán mis dichos?”

6 Después de estas cosas, Jesús partió para el otro lado del mar de Galilea, o Tiberíades.+ Pero una gran muchedumbre continuó siguiéndole, porque contemplaban las señales que él ejecutaba en los que estaban mal.+ De modo que Jesús subió a una montaña,+ y allí estaba sentado con sus discípulos. Ahora bien, estaba cerca la pascua,+ la fiesta de los judíos. Por lo tanto, cuando Jesús alzó los ojos y observó que una gran muchedumbre venía a él, dijo a Felipe: “¿Dónde compraremos panes para que estos coman?”.+ Sin embargo, decía esto para probarlo, porque él mismo sabía lo que iba a hacer. Felipe le contestó: “Doscientos denarios* de pan no les bastan, para que cada uno reciba un poco”.+ Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: “Aquí está un muchachito que tiene cinco panes de cebada+ y dos pescaditos. Pero ¿qué son estos entre tantos?”.+

10 Jesús dijo: “Hagan que los varones se reclinen como en una comida”.+ Bueno, había mucha hierba en el lugar. Entonces los hombres se reclinaron, en número de unos cinco mil.+ 11 De modo que Jesús tomó los panes y, después de dar gracias, los distribuyó a los que estaban reclinados; igualmente también todo lo que querían de los pescaditos.+ 12 Pero cuando se hubieron saciado+ dijo a sus discípulos: “Recojan los trozos que sobran, para que nada se desperdicie”. 13 Por lo tanto los recogieron, y llenaron doce cestas de trozos de los cinco panes de cebada, que les sobraron a los que habían comido.+

14 Por consiguiente, cuando los hombres vieron las señales que él ejecutó, empezaron a decir: “Con certeza este es el profeta+ que había de venir al mundo”. 15 Por lo tanto, Jesús, sabiendo que estaban a punto de venir y prenderlo para hacerlo rey, se retiró+ otra vez a la montaña, él solo.

16 Al anochecer, sus discípulos bajaron al mar,+ 17 y, subiendo a una barca, se pusieron a cruzar el mar en dirección a Capernaum. Pues bien, ya había oscurecido, y Jesús aún no había venido a ellos. 18 También, el mar empezó a agitarse a causa de un viento fuerte que soplaba.+ 19 Sin embargo, cuando hubieron remado unos cinco o seis kilómetros,* contemplaron a Jesús que andaba sobre el mar y se acercaba a la barca; y se sobrecogieron de temor.+ 20 Pero él les dijo: “¡Soy yo; no teman!”.+ 21 Por lo tanto estuvieron dispuestos a recibirlo en la barca, y en seguida la barca llegó a la tierra a la cual trataban de ir.+

22 Al día siguiente, la muchedumbre que estaba de pie al otro lado del mar vio que no había allí otra barca sino una pequeña, y que Jesús no había entrado en la barca con sus discípulos, sino que solo sus discípulos habían partido; 23 pero barcas de Tiberíades llegaron cerca del lugar donde habían comido el pan después que el Señor* hubo dado gracias. 24 Por lo tanto, cuando la muchedumbre vio que no estaba allí Jesús, ni sus discípulos, subieron a sus barquillas y fueron a Capernaum para buscar+ a Jesús.

25 Entonces, al hallarlo al otro lado del mar, le dijeron: “Rabí,+ ¿cuándo llegaste acá?”. 26 Jesús les contestó y dijo: “Muy verdaderamente les digo: Ustedes me buscan, no porque vieron señales, sino porque comieron de los panes y quedaron satisfechos.+ 27 Trabajen, no por el alimento que perece,+ sino por el alimento que permanece para vida eterna,+ que el Hijo del hombre les dará; porque sobre este el Padre, sí, Dios, ha puesto su sello [de aprobación]”.+

28 Por lo tanto le dijeron: “¿Qué haremos para obrar las obras de Dios?”. 29 En respuesta, Jesús les dijo: “Esta es la obra de Dios: que ejerzan fe+ en aquel a quien Ese ha enviado”.+ 30 Por consiguiente le dijeron: “¿Qué ejecutas tú de señal,+ entonces, para que [la] veamos y te creamos? ¿Qué obra haces? 31 Nuestros antepasados comieron el maná+ en el desierto, así como está escrito: ‘Pan del cielo les dio a comer’”.+ 32 Entonces Jesús les dijo: “Muy verdaderamente les digo: Moisés no les dio el pan del cielo, pero mi Padre sí les da el verdadero pan del cielo.+ 33 Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da vida al mundo”. 34 Por lo tanto le dijeron: “Señor, siempre danos este pan”.+

35 Jesús les dijo: “Yo soy el pan de la vida. Al que viene a mí, de ninguna manera le dará hambre, y al que ejerce fe en mí no le dará sed nunca.+ 36 Pero yo les he dicho: Ustedes hasta me* han visto, y sin embargo no creen.+ 37 Todo lo que el Padre me da vendrá a mí, y al que viene a mí de ninguna manera lo echaré;+ 38 porque he bajado del cielo+ para hacer, no la voluntad mía, sino la voluntad del que me ha enviado.+ 39 Esta es la voluntad del que me ha enviado, que no pierda nada de todo lo que me ha dado, sino que lo resucite+ en el último día. 40 Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que contempla al Hijo y ejerce fe en él tenga vida eterna,+ y yo lo resucitaré en el último día”.+

41 Por lo tanto, los judíos se pusieron a murmurar de él porque había dicho: “Yo soy el pan que bajó del cielo”;+ 42 y empezaron a decir:+ “¿No es este Jesús, hijo de José,+ cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo es que ahora dice: ‘Yo he bajado del cielo’?”. 43 En respuesta, Jesús les dijo: “Dejen de murmurar entre ustedes. 44 Nadie puede venir a mí a menos que el Padre, que me envió, lo atraiga;+ y yo lo resucitaré en el último día.+ 45 Está escrito en los Profetas: ‘Y todos ellos serán enseñados* por Jehová’.*+ Todo el que ha oído de parte del Padre, y ha aprendido, viene a mí.+ 46 No que hombre alguno haya visto al Padre,+ salvo aquel que es de Dios; este ha visto al Padre.+ 47 Muy verdaderamente les digo: El que cree tiene vida eterna.+

48 ”Yo soy el pan+ de la vida. 49 Los antepasados de ustedes comieron el maná+ en el desierto y sin embargo murieron. 50 Este es el pan que baja del cielo, para que cualquiera pueda comer de él y no morir. 51 Yo soy el pan vivo que bajó del cielo; si alguien come de este pan vivirá para siempre; y, de hecho, el pan que yo daré es mi carne+ a favor de la vida del mundo”.+

52 Por eso, los judíos se pusieron a contender unos con otros, y decían: “¿Cómo puede este hombre darnos a comer su carne?”. 53 Entonces Jesús les dijo: “Muy verdaderamente les digo: A menos que coman la carne+ del Hijo del hombre y beban su sangre,+ no tienen vida+ en ustedes. 54 El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré+ en el último día; 55 porque mi carne es verdadero alimento, y mi sangre es verdadera bebida. 56 El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre permanece en unión conmigo,* y yo en unión con él.+ 57 Así como me envió el Padre viviente+ y yo vivo a causa del Padre, así también el que se alimenta de mí, sí, ese mismo vivirá a causa de mí.+ 58 Este es el pan que bajó del cielo. No es como cuando sus antepasados comieron y sin embargo murieron. El que se alimenta de este pan vivirá para siempre”.+ 59 Estas cosas las dijo enseñando en asamblea pública en Capernaum.

60 Por lo tanto, muchos de sus discípulos, al oír esto, dijeron: “Este discurso es ofensivo; ¿quién puede escucharlo?”.+ 61 Pero Jesús, conociendo en sí mismo que sus discípulos murmuraban acerca de esto, les dijo: “¿Esto los hace tropezar?+ 62 ¿Qué hay, pues, si contemplaran al Hijo del hombre ascender a donde estaba antes?+ 63 El espíritu es lo que es dador de vida;+ la carne no sirve para nada. Los dichos que yo les he hablado son* espíritu+ y son vida.+ 64 Pero hay algunos de ustedes que no creen”. Porque Jesús supo desde [el] principio quiénes eran los que no creían y quién era el que lo traicionaría.+ 65 Así que pasó a decir: “Por esto les he dicho: Nadie puede venir a mí a menos que se lo conceda el Padre”.+

66 Debido a esto, muchos de sus discípulos se fueron a las cosas de atrás,+ y ya no andaban con él.+ 67 Por eso Jesús dijo a los doce: “Ustedes no quieren irse también, ¿verdad?”. 68 Simón Pedro+ le contestó: “Señor, ¿a quién nos iremos?+ Tú tienes dichos de vida eterna;+ 69 y nosotros hemos creído y llegado a conocer que tú eres el Santo de Dios”.+ 70 Jesús les contestó: “Yo los escogí a ustedes, a los doce,+ ¿no es verdad? No obstante, uno de ustedes es calumniador”.*+ 71 Hablaba, en realidad, de Judas [hijo] de Simón Iscariote; porque este iba a traicionarlo,+ aunque era uno de los doce.

7 Ahora bien, después de estas cosas Jesús continuó andando por Galilea, pues no quería andar por Judea, porque los judíos procuraban matarlo.+ Sin embargo, estaba cerca la fiesta de los judíos, la fiesta de los tabernáculos.+ Por eso sus hermanos+ le dijeron: “Sal de aquí y ve a Judea, para que tus discípulos también contemplen las obras que haces. Porque nadie hace cosa alguna en secreto mientras él mismo procura ser conocido públicamente. Si haces estas cosas, manifiéstate al mundo”. Sus hermanos,+ de hecho, no ejercían fe en él.+ Por lo tanto, Jesús les dijo: “Mi debido tiempo todavía no está presente,+ pero el debido tiempo de ustedes siempre está disponible. El mundo no tiene razón para odiarlos a ustedes, pero a mí me odia, porque doy testimonio, respecto a él, de que sus obras son inicuas.+ Ustedes suban a la fiesta; yo no subo todavía a esta fiesta, porque mi debido tiempo+ todavía no ha llegado cabalmente”.+ Así fue que, después de decirles estas cosas, permaneció en Galilea.

10 Pero cuando sus hermanos hubieron subido a la fiesta, entonces él mismo también subió, no abiertamente, sino como en secreto.+ 11 Por consiguiente, los judíos se pusieron a buscarlo+ en la fiesta y a decir: “¿Dónde está ese?”. 12 Y había mucha habla restringida acerca de él entre las muchedumbres.+ Algunos decían: “Es hombre bueno”. Otros decían: “No lo es, sino que extravía a la muchedumbre”. 13 Nadie, por supuesto, hablaba de él públicamente, por temor a los judíos.+

14 Cuando la mitad de la fiesta ya había pasado, Jesús subió al templo y se puso a enseñar.+ 15 Por eso los judíos se admiraban, y decían: “¿Cómo tiene este hombre conocimiento de letras,+ cuando no ha estudiado* en las escuelas?”.+ 16 Jesús, a su vez, les contestó y dijo: “Lo que yo enseño no es mío, sino que pertenece al que me ha enviado.+ 17 Si alguien desea hacer la voluntad de Él, conocerá respecto a la enseñanza si es de Dios+ o si hablo por mí mismo.* 18 El que habla por sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria+ del que lo envió, este es veraz, y no hay injusticia en él. 19 Moisés les dio la Ley,+ ¿no es verdad? Pero ninguno de ustedes obedece la Ley. ¿Por qué procuran matarme?”.+ 20 La muchedumbre contestó: “Demonio tienes.*+ ¿Quién procura matarte?”. 21 En respuesta, Jesús les dijo: “Un hecho ejecuté,+ y todos ustedes están admirados. 22 Por esto Moisés les ha dado la circuncisión+ —no que sea de Moisés, sino que es de los antepasados+— y ustedes circuncidan a un hombre en sábado. 23 Si un hombre recibe la circuncisión en sábado para que no sea quebrada la ley de Moisés, ¿se encolerizan violentamente contra mí porque hice que un hombre quedara completamente bien de salud en sábado?+ 24 Dejen de juzgar por la apariencia exterior, pero juzguen con juicio justo”.+

25 Por lo tanto, algunos de los habitantes de Jerusalén se pusieron a decir: “Este es el hombre a quien procuran matar,+ ¿no es verdad? 26 Y sin embargo, ¡miren!, habla en público,+ y no le dicen nada. Los gobernantes no han llegado a conocer con certeza que este sea el Cristo, ¿verdad?+ 27 Antes bien, nosotros sabemos de dónde es este hombre;+ sin embargo, cuando venga el Cristo, nadie ha de saber de dónde es”.+ 28 Por lo tanto, Jesús clamó mientras enseñaba en el templo, y dijo: “Ustedes me conocen, y también saben de dónde soy.+ Además, yo no he venido por mi propia iniciativa,+ pero el que me ha enviado es real,+ y ustedes no lo conocen.+ 29 Yo lo conozco,+ porque soy representante de parte de él, y Aquel me ha enviado”.+ 30 Por consiguiente, empezaron a buscar cómo apoderarse de él,+ pero nadie le echó mano, porque todavía no había llegado su hora.+ 31 Aun así, muchos de la muchedumbre pusieron fe en él;+ y empezaron a decir: “Cuando llegue el Cristo, él no ejecutará más señales+ que las que ha ejecutado este hombre, ¿verdad?”.

32 Los fariseos oyeron a la muchedumbre que murmuraba estas cosas acerca de él, y los sacerdotes principales y los fariseos despacharon oficiales para que se apoderaran de él.+ 33 Por lo tanto Jesús dijo: “Continúo con ustedes un poco de tiempo todavía antes de irme al que me ha enviado.+ 34 Ustedes me buscarán,+ pero no me hallarán, y donde yo esté ustedes no pueden venir”.+ 35 Por consiguiente, los judíos dijeron entre sí: “¿Adónde piensa ir este, de modo que nosotros no hayamos de hallarlo? No piensa ir a los [judíos] dispersos*+ entre los griegos y enseñar a los griegos, ¿verdad? 36 ¿Qué significa este dicho que dijo: ‘Me buscarán, pero no me hallarán, y donde yo esté ustedes no pueden venir’?”.

37 Ahora bien, en el último día, el gran día de la fiesta,+ Jesús estaba de pie, y clamó, diciendo: “Si alguien tiene sed,+ venga a mí y beba. 38 El que pone fe en mí,+ así como ha dicho la Escritura: ‘De su parte más interior fluirán corrientes de agua viva’”.+ 39 Sin embargo, dijo esto respecto al espíritu que estaban para recibir los que ponían fe en él; porque aún no había espíritu,+ por cuanto Jesús todavía no había sido glorificado.+ 40 Por eso, algunos de la muchedumbre que oyeron estas palabras se pusieron a decir: “Este con certeza es El Profeta”.+ 41 Otros decían: “Este es el Cristo”.+ Pero algunos decían: “El Cristo+ no viene realmente de Galilea, ¿verdad?+ 42 ¿No ha dicho la Escritura que el Cristo viene de la prole de David,+ y de Belén,+ la aldea donde David solía estar?”.+ 43 Así que se produjo una división respecto a él entre la muchedumbre.+ 44 Algunos de ellos, pues, querían apoderarse de él, pero nadie echó las manos sobre él.

45 Por lo tanto, los oficiales volvieron a los sacerdotes principales y fariseos, y estos les dijeron: “¿Por qué no lo trajeron?”. 46 Los oficiales respondieron: “Jamás ha hablado [otro] hombre así”.+ 47 A su vez, los fariseos contestaron: “Ustedes no se han dejado extraviar también, ¿verdad? 48 Ni uno de los gobernantes o de los fariseos ha puesto fe en él, ¿verdad?+ 49 Pero esta muchedumbre que no conoce la Ley son unos malditos”.+ 50 Nicodemo, que antes había venido a él, y que era uno de ellos, les dijo: 51 “Nuestra ley no juzga a un hombre a menos que primero haya oído+ de parte de él y llegado a saber lo que hace, ¿verdad?”. 52 En respuesta, le dijeron: “Tú no eres también de Galilea, ¿verdad? Escudriña, y ve que de Galilea no ha de ser levantado ningún profeta”.+

Los manuscritos אBSys omiten los versículos 53 hasta el capítulo 8, versículo 11, que dicen (con algunas variantes en los diversos textos y versiones griegos) como sigue:

53 Entonces se fueron cada uno a su casa.

8 Pero Jesús se fue al monte de los Olivos. Al amanecer, sin embargo, se presentó otra vez en el templo, y todo el pueblo empezó a venir a él, y se sentó y se puso a enseñarles. Entonces los escribas y los fariseos trajeron a una mujer sorprendida en adulterio, y, después de ponerla de pie en medio de ellos, le dijeron a él: “Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto de cometer adulterio. En la Ley Moisés prescribió que apedreáramos a mujeres de esta clase. Tú, pues, ¿qué dices?”. Por supuesto, decían esto para ponerlo a prueba, a fin de tener algo de qué acusarlo. Pero Jesús se inclinó y empezó a escribir en la tierra con el dedo. Como persistieron en preguntarle, se enderezó y les dijo: “El que de ustedes esté sin pecado sea el primero en tirarle una piedra”. E inclinándose de nuevo, siguió escribiendo en la tierra. Pero los que oyeron esto empezaron a salir, uno a uno, comenzando por los ancianos, y lo dejaron solo, y a la mujer que estaba en medio de ellos. 10 Enderezándose, Jesús le dijo: “Mujer, ¿dónde están? ¿No te condenó nadie?”. 11 Dijo ella: “Nadie, señor”. Jesús dijo: “Tampoco yo te condeno. Vete; desde ahora ya no practiques pecado”.

12 Por lo tanto Jesús les habló otra vez, diciendo: “Yo soy la luz+ del mundo. El que me sigue, de ninguna manera andará en oscuridad,+ sino que poseerá la luz de la vida”. 13 Por esto le dijeron los fariseos: “Tú das testimonio acerca de ti mismo; tu testimonio no es verdadero”. 14 En respuesta, Jesús les dijo: “Aunque yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio*+ es verdadero, porque sé de dónde vine y adónde voy.+ Pero ustedes no saben de dónde vine ni adónde voy. 15 Ustedes juzgan según la carne;+ yo no juzgo a nadie.+ 16 Y sin embargo, si juzgo, mi juicio es verídico, porque no estoy solo, sino que conmigo está el Padre* que me envió.+ 17 También, en la propia Ley de ustedes está escrito: ‘El testimonio de dos hombres es verdadero’.+ 18 Yo soy quien doy testimonio acerca de mí mismo, y el Padre que me envió da testimonio acerca de mí”.+ 19 Por lo tanto procedieron a decirle: “¿Dónde está tu Padre?”. Jesús contestó: “Ustedes no me conocen a mí, ni a mi Padre.+ Si me conocieran, conocerían a mi Padre también”.+ 20 Estos dichos los habló en la tesorería+ mientras enseñaba en el templo. Pero nadie se apoderó de él,+ porque todavía no había llegado su hora.+

21 Entonces les dijo otra vez: “Yo me voy, y ustedes me buscarán,+ y sin embargo morirán en su pecado.+ A donde yo voy ustedes no pueden venir”. 22 Por eso empezaron a decir los judíos: “Él no va a matarse, ¿verdad? Porque dice: ‘A donde yo voy ustedes no pueden venir’”.+ 23 Así que él pasó a decirles: “Ustedes son de las regiones* de abajo; yo soy de las regiones de arriba.+ Ustedes son de este mundo;+ yo no soy de este mundo.+ 24 Por eso les dije: Morirán en sus pecados.+ Porque si no creen que yo soy [ese], morirán en sus pecados”.+ 25 Por lo tanto se pusieron a decirle: “¿Tú quién eres?”. Jesús les dijo: “¿Para qué les hablo siquiera?* 26 Muchas cosas tengo que hablar respecto de ustedes y sobre las cuales pronunciar juicio. En realidad, el que me ha enviado es veraz, y las mismas cosas que oí de parte de él las hablo en el mundo”.+ 27 No comprendieron que les hablaba del Padre. 28 Por lo tanto, dijo Jesús: “Una vez que hayan alzado+ al Hijo del hombre,+ entonces sabrán que yo soy [ese],+ y que no hago nada por mi propia iniciativa;*+ sino que hablo estas cosas así como el Padre me ha enseñado.+ 29 Y el que me ha enviado está conmigo; no me ha dejado solo, porque yo siempre hago las cosas que le agradan”.+ 30 Al hablar él estas cosas, muchos pusieron fe en él.+

31 De modo que Jesús siguió diciendo a los judíos que le habían creído: “Si permanecen en mi palabra,+ verdaderamente son mis discípulos, 32 y conocerán la verdad,+ y la verdad los libertará”.+ 33 Ellos le respondieron: “Somos prole* de Abrahán+ y nunca hemos sido esclavos de nadie.+ ¿Cómo es que dices tú: ‘Llegarán a ser libres’?”. 34 Jesús les contestó: “Muy verdaderamente les digo: Todo hacedor de pecado es esclavo del pecado.+ 35 Además, el esclavo no permanece en la casa para siempre; el hijo permanece para siempre.+ 36 Por eso, si el Hijo los liberta, serán realmente libres.+ 37 Yo sé que son prole de Abrahán; pero procuran matarme,+ porque mi palabra no hace progreso entre ustedes.+ 38 Cuantas cosas he visto con mi Padre+ las hablo;+ y ustedes, por tanto, hacen las cosas que han oído de [su] padre”. 39 En respuesta, le dijeron: “Nuestro padre es Abrahán”.+ Jesús les dijo: “Si son hijos de Abrahán,+ hagan las obras de Abrahán. 40 Pero ahora procuran matarme, un hombre que les ha dicho la verdad que oí de parte de Dios.+ Abrahán no hizo esto.+ 41 Ustedes hacen las obras de su padre”. Le dijeron ellos: “Nosotros no nacimos de fornicación; tenemos un solo Padre,+ Dios”.

42 Jesús les dijo: “Si Dios fuera su Padre, ustedes me amarían a mí,+ porque de Dios vine yo y estoy aquí.+ Tampoco he venido por mi propia iniciativa, no, sino que Aquel me ha enviado.+ 43 ¿Por qué no saben ustedes lo que hablo? Porque no pueden escuchar mi palabra.+ 44 Ustedes proceden de su padre el Diablo,+ y quieren hacer los deseos de su padre.+ Ese era homicida cuando principió,+ y no permaneció firme en la verdad, porque la verdad no está en él. Cuando habla la mentira, habla según su propia disposición, porque es mentiroso y el padre de [la mentira].*+ 45 Porque yo, por otra parte, digo la verdad, ustedes no me creen.+ 46 ¿Quién de ustedes me prueba culpable de pecado?+ Si yo hablo la verdad, ¿por qué no me creen ustedes? 47 El que procede de Dios escucha los dichos de Dios.+ Por esto no escuchan ustedes, porque no proceden de Dios”.+

48 En respuesta, los judíos le dijeron: “¿No decimos correctamente: Tú eres samaritano+ y tienes demonio?”.*+ 49 Jesús contestó: “Yo no tengo demonio,* sino que honro a mi Padre,+ y ustedes me deshonran a mí. 50 Pero yo no busco gloria para mí mismo;+ hay Quien busca y juzga.+ 51 Muy verdaderamente les digo: Si alguien observa mi palabra, no verá la muerte nunca”.+ 52 Los judíos le dijeron: “Ahora sabemos que tienes demonio.*+ Abrahán murió,+ también los profetas;+ pero tú dices: ‘Si alguien observa mi palabra, no gustará+ la muerte nunca’. 53 Tú no eres mayor+ que nuestro padre Abrahán, que murió, ¿verdad? También, los profetas murieron.+ ¿Quién pretendes ser?”. 54 Jesús contestó: “Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria no es nada. Es mi Padre quien me glorifica,+ el que ustedes dicen que es su Dios; 55 y sin embargo ustedes no lo han conocido.+ Pero yo lo conozco.+ Y si dijera que no lo conozco sería como ustedes, mentiroso. Pero sí lo conozco, y observo su palabra.+ 56 Abrahán el padre de ustedes se regocijó mucho por la expectativa de ver mi día,+ y lo vio y se regocijó”.+ 57 Por eso le dijeron los judíos: “Todavía no tienes cincuenta años, ¿y sin embargo has visto a Abrahán?”.* 58 Jesús les dijo: “Muy verdaderamente les digo: Antes que Abrahán llegara a existir, yo he sido”.*+ 59 Por lo tanto, tomaron piedras para arrojárse[las];+ pero Jesús se escondió, y salió del templo.

9 Entonces, al ir pasando, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y sus discípulos le preguntaron: “Rabí,+ ¿quién pecó:+ este hombre, o sus padres,+ para que naciera ciego?”. Jesús contestó: “Ni este hombre pecó, ni sus padres, sino que fue para que las obras de Dios se pusieran de manifiesto en su caso.+ Tenemos que obrar las obras del que me envió mientras es de día;+ la noche+ viene cuando nadie puede trabajar. Mientras estoy en el mundo, luz soy del mundo”.+ Después de decir estas cosas, escupió en la tierra e hizo barro con la saliva, y puso su barro sobre los ojos [del hombre]+ y le dijo: “Ve a lavarte+ en el estanque de Siloam”*+ (que se traduce ‘Enviado’). Y él se fue, pues, y se lavó,+ y volvió viendo.+

Por lo tanto, los vecinos y los que solían ver que era mendigo empezaron a decir: “Este es el hombre que estaba sentado y mendigaba, ¿no es así?”.+ Unos decían: “Es este”. Otros decían: “De ninguna manera, pero se le parece”. El hombre decía: “Soy yo”. 10 Por consiguiente, empezaron a decirle: “Entonces, ¿cómo se te abrieron los ojos?”.+ 11 Él contestó: “El hombre que se llama Jesús hizo barro y me [lo] untó en los ojos y me dijo: ‘Ve a Siloam+ y lávate’. Por lo tanto fui y me lavé, y recibí la vista”. 12 Entonces le dijeron: “¿Dónde está ese [hombre]?”. Él dijo: “No sé”.

13 Condujeron al hombre mismo que antes había sido ciego a los fariseos. 14 A propósito, era sábado+ el día en que Jesús había hecho el barro y le había abierto los ojos.+ 15 Esta vez, pues, los fariseos también se pusieron a preguntarle cómo había recibido la vista.+ Él les dijo: “Me puso barro sobre los ojos, y me lavé, y tengo vista”. 16 Entonces algunos de los fariseos se pusieron a decir: “Este no es hombre de Dios, porque no observa el sábado”.+ Otros decían: “¿Cómo puede un hombre pecador ejecutar señales+ de esa clase?”. De modo que hubo una división+ entre ellos. 17 Por eso dijeron otra vez al ciego: “¿Qué dices tú de él, ya que te abrió los ojos?”. El [hombre] dijo: “Es profeta”.+

18 Sin embargo, los judíos no creían, respecto de él, que hubiera sido ciego y hubiera recibido la vista, hasta que llamaron a los padres del hombre que había recibido la vista. 19 Y les preguntaron: “¿Es este su hijo que ustedes dicen que nació ciego? ¿Cómo es, pues, que ve ahora?”. 20 Entonces sus padres dijeron en respuesta: “Sabemos que este es nuestro hijo, y que nació ciego. 21 Pero cómo es que ve ahora, no lo sabemos, o quién le abrió los ojos, no lo sabemos. Pregúntenle. Es mayor de edad. Él tiene que hablar por sí mismo”. 22 Sus padres dijeron estas cosas porque temían+ a los judíos, porque los judíos ya habían quedado de acuerdo en que, si alguno lo confesaba como Cristo, fuera expulsado de la sinagoga.*+ 23 Por eso sus padres dijeron: “Es mayor de edad. Interróguenle”.

24 Por eso ellos llamaron por segunda vez al hombre que había sido ciego y le dijeron: “Da gloria a Dios;+ nosotros sabemos que este hombre es pecador”. 25 Él, a su vez, contestó: “Si es pecador, no lo sé. Una cosa sí sé: que, siendo el caso que yo era ciego, ahora veo”. 26 Por tanto le dijeron: “¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?”. 27 Él les contestó: “Ya se lo dije a ustedes, y sin embargo no escucharon. ¿Por qué quieren oírlo otra vez? No quieren hacerse discípulos de él también, ¿verdad?”. 28 Ante esto, ellos lo injuriaron y dijeron: “Tú eres discípulo de ese [hombre], pero nosotros somos discípulos de Moisés. 29 Nosotros sabemos que Dios ha hablado a Moisés;+ pero en cuanto a este, no sabemos de dónde es”.+ 30 En respuesta, el hombre les dijo: “Esto sí que es una maravilla,+ que ustedes no sepan de dónde es, y sin embargo me abrió los ojos. 31 Sabemos que Dios no escucha a pecadores,+ pero si alguien es temeroso de Dios y hace su voluntad, a este escucha.+ 32 Desde la antigüedad jamás se ha oído que alguien abriera los ojos a uno que hubiera nacido ciego. 33 Si este [hombre] no fuera de Dios,+ no podría hacer nada”. 34 En respuesta le dijeron: “Tú naciste del todo en pecados,+ ¿y sin embargo nos enseñas a nosotros?”. ¡Y lo echaron fuera!+

35 Jesús oyó que lo habían echado fuera, y, al hallarlo, le dijo: “¿Pones tú fe en el Hijo+ del hombre?”. 36 Él contestó: “¿Y quién es, señor, para que ponga fe en él?”. 37 Le dijo Jesús: “Lo has visto y, además, el que habla contigo es ese”.+ 38 Entonces él dijo: “Pongo fe [en él], Señor”.* Y le rindió homenaje.+ 39 Y Jesús dijo: “Para [este] juicio+ he venido a este mundo: para que los que no ven, vean,+ y los que ven, queden ciegos”.+ 40 Aquellos de los fariseos que estaban con él oyeron estas cosas, y le dijeron: “Nosotros no somos ciegos también,+ ¿verdad?”. 41 Jesús les dijo: “Si fueran ciegos, no tendrían pecado. Pero ahora ustedes dicen: ‘Vemos’.+ Su pecado+ permanece”.

10 “Muy verdaderamente les digo: El que no entra en el aprisco de las ovejas por la puerta,+ sino que trepa por otra parte, ese es ladrón y saqueador.+ Pero el que entra por la puerta+ es pastor+ de las ovejas.+ A este le abre el portero,+ y las ovejas+ escuchan su voz, y él llama a sus propias ovejas por nombre y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas propias, va delante de ellas, y las ovejas le siguen,+ porque conocen su voz.+ A un extraño de ningún modo seguirán, sino que huirán+ de él, porque no conocen la voz de los extraños.”+ Jesús les habló esta comparación; pero ellos no sabían lo que querían decir las cosas que les hablaba.+

Por lo tanto Jesús dijo otra vez: “Muy verdaderamente les digo: Yo soy la puerta+ de las ovejas. Todos los que han venido en lugar de mí son ladrones y saqueadores;+ pero las ovejas no les han escuchado.+ Yo soy la puerta;+ cualquiera que entra por mí será salvo, y entrará y saldrá y hallará pastos.+ 10 El ladrón+ no viene sino para hurtar y matar y destruir.+ Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia. 11 Yo soy el pastor excelente;+ el pastor excelente entrega su alma a favor de las ovejas.+ 12 El asalariado,+ que no es pastor, y a quien las ovejas no pertenecen como suyas propias, ve venir al lobo y abandona las ovejas y huye —y el lobo las arrebata y las desparrama+13 porque es asalariado+ y no le importan las ovejas.+ 14 Yo soy el pastor excelente,* y conozco a mis ovejas+ y mis ovejas me conocen a mí,+ 15 así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre;+ y yo entrego mi alma* a favor de las ovejas.+

16 ”Y tengo otras ovejas,+ que no son de este redil;+ a esas también tengo que traer,* y escucharán mi voz,+ y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor.+ 17 Por eso el Padre me ama,+ porque entrego mi alma,+ a fin de que la reciba de nuevo. 18 Nadie me la ha quitado,* sino que la entrego por mi propia iniciativa. Tengo autoridad para entregarla, y tengo autoridad para recibirla de nuevo.+ El mandamiento+ acerca de esto lo recibí de mi Padre”.

19 Otra vez resultó una división+ entre los judíos a causa de estas palabras. 20 Muchos de ellos decían: “Demonio tiene,+ y está loco. ¿Por qué le escuchan?”. 21 Otros decían: “Estos no son dichos de un endemoniado. Un demonio no puede abrir los ojos a los ciegos, ¿verdad?”.

22 Por entonces se celebraba la fiesta de la dedicación* en Jerusalén. Era invierno, 23 y Jesús estaba andando por el templo, en la columnata de Salomón.+ 24 Así que los judíos lo rodearon y se pusieron a decirle: “¿Hasta cuándo has de tener nuestras almas en suspenso? Si eres el Cristo,+ dínoslo francamente”.+ 25 Jesús les contestó: “Se lo dije a ustedes, y sin embargo no creen. Las obras que hago en el nombre de mi Padre, estas dan testimonio acerca de mí.+ 26 Pero ustedes no creen, porque no son de mis ovejas.+ 27 Mis ovejas+ escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen.+ 28 Y yo les doy vida eterna,+ y no serán destruidas nunca,+ y nadie las arrebatará de mi mano.+ 29 Lo que mi Padre+ me ha dado es algo mayor que todas las otras cosas,*+ y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre.+ 30 Yo y el Padre somos uno”.*+

31 Otra vez los judíos alzaron piedras para apedrearlo.+ 32 Jesús les respondió: “Muchas obras excelentes les exhibí de parte del Padre. ¿Por cuál de esas obras me apedrean?”. 33 Los judíos le contestaron: “No por obra excelente te apedreamos, sino por blasfemia,+ sí, porque tú, aunque eres hombre, te haces a ti mismo un dios”.+ 34 Jesús les contestó: “¿No está escrito en su Ley:+ ‘Yo dije: “Ustedes son dioses”’?*+ 35 Si él llamó ‘dioses’+ a aquellos contra* quienes vino la palabra de Dios, y sin embargo la Escritura no puede ser nulificada,+ 36 ¿me dicen ustedes a mí,* a quien el Padre santificó y despachó al mundo: ‘Blasfemas’, porque dije: Soy Hijo de Dios?+ 37 Si no hago las obras+ de mi Padre, no me crean. 38 Pero si las hago, aun cuando no me crean a mí, crean las obras,+ a fin de que lleguen a saber y continúen sabiendo que el Padre está en unión conmigo y yo estoy en unión con el Padre”.+ 39 Por eso, otra vez trataron de prenderlo;+ pero se les fue de las manos.+

40 De modo que se fue de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde Juan bautizaba+ al principio, y se quedó allí. 41 Y muchas personas vinieron a él, y empezaron a decir: “Juan, en realidad, no ejecutó una sola señal, pero cuantas cosas dijo Juan acerca de este hombre, todas eran verdaderas”.+ 42 Y muchos pusieron fe en él allí.+

11 Ahora bien, estaba enfermo cierto hombre, Lázaro* de Betania, de la aldea de María y de Marta+ su hermana. Esta fue, de hecho, la María que untó al Señor* con aceite perfumado+ y le enjugó los pies con sus cabellos,+ cuyo hermano Lázaro estaba enfermo. Por lo tanto, sus hermanas le despacharon un recado, diciendo: “Señor, ¡mira!, está enfermo aquel a quien le tienes cariño”.+ Pero cuando Jesús lo oyó, dijo: “Esta enfermedad no tiene la muerte como su objeto, sino que es para la gloria de Dios,+ a fin de que el Hijo de Dios sea glorificado mediante ella”.

Ahora bien, Jesús amaba a Marta y a su hermana y a Lázaro. Sin embargo, cuando oyó que este estaba enfermo, entonces realmente permaneció dos días en el lugar donde estaba. Luego, después de esto, dijo a los discípulos: “Vamos otra vez a Judea”. Los discípulos le dijeron: “Rabí,+ hace poco procuraban apedrearte los de Judea,*+ ¿y vas allá otra vez?”. Jesús contestó: “Hay doce horas de luz del día, ¿no es verdad? Si alguien anda en la luz del día+ no choca contra nada, porque ve la luz de este mundo. 10 Pero si alguien anda de noche,+ choca contra algo, porque la luz no está en él”.

11 Dijo estas cosas, y después de esto les dijo: “Nuestro amigo Lázaro está descansando, pero yo me voy allá para despertarlo del sueño”.+ 12 Por lo tanto los discípulos le dijeron: “Señor, si está descansando, recobrará la salud”.* 13 Sin embargo, Jesús había hablado de la muerte de aquel. Pero ellos se imaginaban que él estaba hablando de descansar en el sueño. 14 Entonces, por lo tanto, Jesús les dijo francamente: “Lázaro ha muerto,+ 15 y me regocijo, por causa de ustedes, de que yo no haya estado allí, a fin de que ustedes crean. Pero vamos a él”. 16 Por eso Tomás, que se llamaba El Gemelo,* dijo a sus condiscípulos: “Vamos nosotros también, para que muramos con él”.+

17 Por consiguiente, cuando Jesús llegó, halló que hacía ya cuatro días que aquel estaba en la tumba conmemorativa.+ 18 Pues bien, Betania estaba cerca de Jerusalén, como a tres kilómetros de allí.* 19 Así que muchos de los judíos habían venido a Marta y a María para confortarlas+ respecto a su hermano. 20 Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a su encuentro; pero María+ se quedó sentada en casa. 21 Marta entonces dijo a Jesús: “Señor,* si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto.+ 22 Y sin embargo, actualmente sé que cuantas cosas pidas a Dios,+ Dios te las dará”. 23 Jesús le dijo: “Tu hermano se levantará”.+ 24 Marta le dijo: “Yo sé que se levantará en la resurrección+ en el último día”. 25 Jesús le dijo: “Yo soy la resurrección y la vida.*+ El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir;+ 26 y todo el que vive y ejerce fe en mí no morirá jamás.+ ¿Crees tú esto?”. 27 Ella le dijo: “Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, Aquel que viene al mundo”.+ 28 Y cuando ella hubo dicho esto, se fue y llamó a María su hermana, diciendo secretamente: “El Maestro+ está presente, y te llama”. 29 Esta, cuando oyó esto, se levantó pronto y se encaminó a él.

30 Jesús, de hecho, aún no había entrado en la aldea, sino que todavía estaba en el lugar donde Marta se había encontrado con él. 31 Por lo tanto, los judíos que estaban con ella en la casa,+ y que la confortaban, al ver que María se levantó pronto y salió, la siguieron, pensando que iba a la tumba conmemorativa+ para llorar allí. 32 Así que María, cuando llegó a donde Jesús estaba y alcanzó a verlo, cayó a sus pies, y le dijo: “Señor, si tú hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto”.+ 33 Jesús, pues, cuando la vio llorando, y a los judíos que vinieron con ella llorando, gimió en el espíritu y se perturbó;+ 34 y dijo: “¿Dónde lo han puesto?”. Ellos le dijeron: “Señor, ven y ve”. 35 Jesús cedió a las lágrimas.+ 36 Por eso los judíos empezaron a decir: “Mira, ¡cuánto cariño le tenía!”.+ 37 Pero algunos de ellos dijeron: “¿No pudiera este [hombre], que abrió los ojos+ al ciego, haber impedido que este muriera?”.

38 Así que Jesús, después de gemir otra vez en sí mismo, vino a la tumba conmemorativa.+ Era, de hecho, una cueva, y había una piedra+ recostada contra ella. 39 Jesús dijo: “Quiten la piedra”.+ Marta, la hermana del fallecido, le dijo: “Señor, ya debe oler mal, porque hace cuatro días”. 40 Jesús le dijo: “¿No te dije que si creías habrías de ver la gloria de Dios?”.+ 41 Por lo tanto, quitaron la piedra. Entonces Jesús alzó los ojos hacia el cielo+ y dijo: “Padre, te doy gracias porque me has oído.+ 42 Cierto, yo sabía que siempre me oyes; pero a causa de la muchedumbre+ que está de pie en derredor hablé, a fin de que crean que tú me has enviado”.+ 43 Y cuando hubo dicho estas cosas, clamó con fuerte voz: “¡Lázaro,* sal!”.+ 44 El [hombre] que había estado muerto salió con los pies y las manos atados con envolturas,+ y su semblante estaba envuelto en un paño. Jesús les dijo: “Desátenlo y déjenlo ir”.

45 Por eso, muchos de los judíos que habían venido a María y que contemplaron lo que él había hecho pusieron fe en él;+ 46 pero algunos de ellos se fueron a los fariseos y les dijeron las cosas que Jesús había hecho.+ 47 Por consiguiente, los sacerdotes principales y los fariseos reunieron el Sanedrín+ y empezaron a decir: “¿Qué hemos de hacer, porque este hombre ejecuta muchas señales?+ 48 Si lo dejamos así, todos pondrán fe en él,+ y los romanos+ vendrán y nos quitarán nuestro lugar*+ así como nuestra nación”. 49 Pero uno de ellos, Caifás, que era sumo sacerdote aquel año,+ les dijo: “Ustedes no saben nada, 50 y no raciocinan que les es de provecho a ustedes que un solo hombre muera+ en el interés del pueblo, y no que la nación entera sea destruida”.+ 51 Esto, sin embargo, no lo dijo por sí mismo; sino que, como era sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús estaba destinado a morir por la nación, 52 y no por la nación solamente, sino para que a los hijos de Dios que están esparcidos+ también los reuniera en uno.+ 53 Por eso, desde aquel día entraron en consejo para matarlo.+

54 Así que Jesús ya no andaba en público+ entre los judíos,+ sino que partió de allí al país cerca del desierto, a una ciudad llamada Efraín,+ y permaneció allí con los discípulos. 55 Ya estaba cerca la pascua+ de los judíos, y mucha gente del país subió a Jerusalén, antes de la pascua, a fin de limpiarse ceremonialmente.+ 56 Entonces iban buscando a Jesús y se decían unos a otros mientras estaban de pie en el templo: “¿Qué opinan ustedes? ¿Que ni siquiera vendrá a la fiesta?”. 57 En todo caso, los sacerdotes principales y los fariseos habían dado órdenes de que, si alguien llegaba a saber dónde estaba, [lo] expusiera, a fin de prenderlo.

12 De consiguiente, Jesús, seis días antes de la pascua, llegó a Betania,+ donde estaba Lázaro,*+ a quien Jesús había levantado de entre los muertos. De modo que le dieron una cena allí, y Marta+ estaba sirviendo,+ pero Lázaro era uno de los que estaban reclinados a la mesa con él.+ María, pues, tomó una libra* de aceite perfumado, nardo genuino,+ muy costoso, y le untó los pies a Jesús y le enjugó los pies con sus cabellos.+ La casa se llenó de la fragancia del aceite perfumado. Pero Judas Iscariote,+ uno de sus discípulos, que estaba para traicionarlo, dijo: “¿Por qué no se vendió este aceite perfumado+ por trescientos denarios* y se dio a los pobres?”.+ Dijo esto, sin embargo, no porque le importaran los pobres, sino porque era ladrón+ y tenía la caja del dinero+ y se llevaba el dinero que se echaba en ella. Por eso Jesús dijo: “Déjala, para que guarde esta observancia en vista del día de mi entierro.+ Porque a los pobres+ siempre los tienen con ustedes, pero a mí no me tendrán siempre”.

Así que una gran muchedumbre de los judíos llegó a saber que él estaba allí, y vinieron, no a causa de Jesús solamente, sino también para ver a Lázaro, a quien él había levantado de entre los muertos.+ 10 Los sacerdotes principales ahora entraron en consejo para matar también a Lázaro,+ 11 porque a causa de él muchos de los judíos iban allá y ponían fe en Jesús.+

12 Al día siguiente la gran muchedumbre que había venido a la fiesta, al oír que Jesús venía a Jerusalén, 13 tomaron ramas de palmeras+ y salieron a su encuentro. Y se pusieron a gritar:+ “¡Salva, te rogamos!*+ ¡Bendito es el que viene en el nombre de Jehová,*+ sí, el rey+ de Israel!”. 14 Pero Jesús, habiendo hallado un asnillo,+ se sentó sobre él, así como está escrito: 15 “No temas, hija de Sión. ¡Mira! Tu rey viene,+ sentado sobre un pollino de asna”.+ 16  Al principio sus discípulos no se fijaron en estas cosas,+ pero cuando Jesús fue glorificado,+ entonces recordaron que estas cosas estaban escritas respecto a él, y que le habían hecho estas cosas.+

17 En efecto, la muchedumbre que estaba con él cuando él llamó a Lázaro+ de la tumba conmemorativa y lo levantó de entre los muertos siguió dando testimonio.+ 18 A causa de esto también salió a su encuentro la muchedumbre, porque oyeron que había ejecutado esta señal.+ 19 Por lo tanto, los fariseos+ dijeron entre sí: “Observan que ustedes no logran absolutamente nada. ¡Miren! El mundo se ha ido tras él”.+

20 Ahora bien, había unos griegos+ entre los que habían subido a adorar en la fiesta. 21 Estos, pues, se acercaron a Felipe,+ que era de Betsaida de Galilea, y empezaron a solicitarle, diciendo: “Señor, queremos ver a Jesús”.+ 22 Felipe vino y se lo dijo a Andrés. Andrés y Felipe vinieron y se lo dijeron a Jesús.

23 Pero Jesús les contestó, y dijo: “Ha llegado la hora para que el Hijo del hombre sea glorificado.+ 24 Muy verdaderamente les digo: A menos que el grano de trigo caiga en la tierra y muera, permanece un solo [grano]; pero si muere,+ entonces lleva mucho fruto. 25 El que tiene afecto a su alma* la destruye, pero el que odia su alma+ en este mundo la resguardará para vida eterna.+ 26 Si alguien quiere ministrarme, sígame, y donde yo esté, allí también estará mi ministro.*+ Si alguien quiere ministrarme, el Padre lo honrará.+ 27 Ahora mi alma está perturbada,+ ¿y qué diré? Padre, sálvame de esta hora.+ No obstante, por esto he venido a esta hora. 28 Padre, glorifica tu nombre”. Luego vino una voz+ del cielo: “[Lo] glorifiqué, y también [lo] glorificaré de nuevo”.+

29 Por lo tanto, la muchedumbre que estaba de pie por allí y lo oyó empezó a decir que había tronado. Otros empezaron a decir: “Un ángel le ha hablado”. 30 En respuesta, Jesús dijo: “Esta voz ha ocurrido, no por mí, sino por ustedes.+ 31 Ahora se somete a juicio a este mundo; ahora el gobernante de este mundo+ será echado fuera.+ 32 Y sin embargo yo, si soy alzado+ de la tierra, atraeré a mí a hombres de toda clase”.*+ 33 Esto realmente lo decía para significar qué clase de muerte estaba para morir.+ 34 Por lo tanto la muchedumbre le contestó: “Nosotros oímos, de la Ley, que el Cristo permanece para siempre;+ ¿y cómo es que dices tú que el Hijo del hombre tiene que ser alzado?+ ¿Quién es este Hijo del hombre?”.+ 35 Entonces Jesús les dijo: “La luz estará entre ustedes un poco de tiempo todavía. Anden mientras tienen la luz, para que la oscuridad+ no los subyugue; y el que anda en la oscuridad no sabe adónde va.+ 36 Mientras tienen la luz, ejerzan fe en la luz, para que lleguen a ser hijos de la luz”.+

Jesús habló estas cosas y se fue y se escondió de ellos. 37 Pero aunque había ejecutado tantas señales delante de ellos, no ponían fe en él, 38 de modo que se cumplió la palabra de Isaías el profeta, que él dijo: “Jehová,* ¿quién ha puesto fe en la cosa oída por nosotros?*+ Y en cuanto al brazo de Jehová,* ¿a quién ha sido revelado?”.+ 39 La razón por la cual no podían creer es que otra vez dijo Isaías: 40 “Él les ha cegado los ojos y ha hecho duro su corazón,+ para que no vean con los ojos y capten la idea con su corazón y se vuelvan y yo los sane”.+ 41 Isaías dijo estas cosas porque vio su gloria,+ y habló de él. 42 Con todo, hasta de los gobernantes muchos realmente pusieron fe en él,+ pero a causa de los fariseos no [lo] confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga;*+ 43 porque amaban la gloria de los hombres más que la misma gloria de Dios.+

44 Sin embargo, Jesús clamó y dijo: “El que pone fe en mí, no pone fe en mí [solamente], sino [también] en el que me ha enviado;+ 45 y el que me contempla, contempla [también] al que me ha enviado.+ 46 Yo he venido como luz al mundo,+ para que todo el que pone fe en mí no permanezca en la oscuridad.+ 47 Pero si alguien oye mis dichos y no los guarda, yo no lo juzgo; porque no vine para juzgar al mundo,+ sino para salvar al mundo.+ 48 El que me desatiende y no recibe mis dichos tiene quien lo juzgue. La palabra+ que he hablado es lo que lo juzgará en el último día; 49 porque no he hablado de mi propio impulso, sino que el Padre mismo, que me ha enviado, me ha dado mandamiento en cuanto a qué decir y qué hablar.+ 50 También, sé que su mandamiento significa* vida eterna.+ Por lo tanto, las cosas que hablo, así como el Padre me [las] ha dicho, así [las] hablo”.+

13 Ahora bien, puesto que antes de la fiesta de la pascua sabía que había llegado su hora+ para irse de este mundo al Padre,+ Jesús, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo,+ los amó hasta el fin. Así que, mientras estaba en progreso* la cena, como el Diablo ya había metido en el corazón de Judas Iscariote,+ hijo de Simón, que lo traicionara,+ [Jesús,] sabiendo que el Padre había dado en [sus] manos todas las cosas,+ y que de Dios había venido y a Dios iba,+ se levantó de la cena y puso a un lado sus prendas de vestir exteriores. Y, tomando una toalla, se ciñó.+ Después de aquello echó agua en una palangana y comenzó a lavar los pies+ de los discípulos y a secarlos con la toalla con que estaba ceñido. Y vino, pues, a Simón Pedro. Él le dijo: “Señor,* ¿tú me lavas los pies?”.+ En respuesta, Jesús le dijo: “Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora, pero lo entenderás después de estas cosas”.+ Pedro le dijo: “Tú ciertamente no me lavarás los pies nunca”. Jesús le contestó: “A menos que te lave,+ no tienes parte conmigo”. Le dijo Simón Pedro: “Señor, no los pies solamente, sino también las manos y la cabeza”. 10 Jesús le dijo: “El que se ha bañado+ no necesita lavarse más que los pies, sino que está todo limpio. Y ustedes están limpios, pero no todos”. 11 Conocía, en efecto, al hombre que lo traicionaba.+ Por esto dijo: “No todos ustedes están limpios”.

12 Ahora bien, cuando les hubo lavado los pies y se hubo puesto sus prendas de vestir exteriores y recostado de nuevo a la mesa, les dijo: “¿Saben lo que les he hecho? 13 Ustedes me llaman: ‘Maestro’,+ y, ‘Señor’,+ y hablan correctamente, porque lo soy.+ 14 Por eso, si yo, aunque soy Señor y Maestro, les he lavado los pies a ustedes,+ ustedes también deben lavarse los pies unos a otros.+ 15 Porque yo les he puesto el modelo, que, así como yo hice con ustedes, ustedes también deben hacerlo.+ 16 Muy verdaderamente les digo: El esclavo no es mayor que su amo, ni es el enviado* mayor que el que lo envió.+ 17 Si saben estas cosas, felices son si las hacen.+ 18 No hablo de todos ustedes; yo conozco a los que he escogido.+ Mas es para que se cumpla la Escritura:+ ‘El que comía de mi pan ha alzado contra mí su talón’.+ 19 Desde este momento en adelante se lo digo a ustedes antes que suceda,+ para que cuando suceda ustedes crean que soy yo. 20 Muy verdaderamente les digo: El que recibe a cualquiera a quien yo envío me recibe a mí [también].+ A su vez, el que me recibe a mí recibe [también] al que me envió”.+

21 Después de decir estas cosas, Jesús se perturbó en espíritu, y dio testimonio y dijo: “Muy verdaderamente les digo: Uno de ustedes me traicionará”.+ 22 Los discípulos empezaron a mirarse unos a otros, perplejos por no saber de quién [lo] decía.+ 23 Ante el seno de Jesús estaba reclinado uno de sus discípulos, y Jesús lo amaba.*+ 24 Por lo tanto, Simón Pedro le hizo seña con la cabeza a este y le dijo: “Di quién es de quien [lo] dice”. 25 De modo que este se recostó sobre el pecho de Jesús y le dijo: “Señor, ¿quién es?”.+ 26 Por tanto Jesús contestó: “Es aquel a quien daré el bocado que mojo”.+ Y así que, habiendo mojado el bocado, lo tomó y se lo dio a Judas, hijo de Simón Iscariote. 27 Y después del bocado, entonces Satanás entró en este.+ Jesús, por lo tanto, le dijo: “Lo que haces, hazlo más pronto”. 28 Sin embargo, ninguno de los que estaban reclinados a la mesa sabía con qué propósito le había dicho esto. 29 Algunos, de hecho, se imaginaban que, como Judas tenía la caja del dinero,+ Jesús le decía: “Compra las cosas que necesitamos para la fiesta”, o que diera algo a los pobres.+ 30 De manera que, después de recibir el bocado, salió inmediatamente. Y era de noche.+

31 Entonces, cuando aquel hubo salido, Jesús dijo: “Ahora es glorificado el Hijo del hombre,+ y Dios es glorificado respecto a él.* 32 Y Dios mismo lo glorificará,+ y él lo glorificará inmediatamente. 33 Hijitos,+ estoy con ustedes un poco de tiempo más. Me buscarán ustedes; y así como dije a los judíos: ‘A donde yo voy ustedes no pueden venir’,+ también se lo digo a ustedes ahora. 34 Les doy un nuevo mandamiento: que se amen unos a otros; así como yo los he amado,+ que ustedes también se amen los unos a los otros.+ 35 En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre sí”.+

36 Simón Pedro le dijo: “Señor, ¿adónde vas?”. Jesús contestó: “A donde yo voy no puedes seguirme ahora, pero seguirás después”.+ 37 Pedro le dijo: “Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Entregaré mi alma a favor de ti”.+ 38 Jesús contestó: “¿Entregarás tu alma* a favor de mí? Muy verdaderamente te digo: No cantará el gallo de ninguna manera hasta que me hayas repudiado tres veces”.+

14 “No se les perturbe el corazón.+ Ejerzan fe en Dios,+ ejerzan fe también en mí.+ En la casa de mi Padre hay muchas moradas.+ De otra manera, se lo hubiera dicho a ustedes, porque voy a preparar un lugar+ para ustedes. También, si prosigo mi camino y les preparo un lugar, vengo otra vez+ y los recibiré en casa a mí mismo,+ para que donde yo estoy también estén ustedes.+ Y a donde yo voy ustedes saben el camino.”

Tomás+ le dijo: “Señor,* no sabemos adónde vas.+ ¿Cómo sabemos el camino?”.

Jesús le dijo: “Yo soy el camino+ y la verdad+ y la vida.+ Nadie viene al Padre sino por mí.+ Si ustedes me hubieran conocido, habrían conocido a mi Padre también; desde este momento lo conocen y lo han visto”.+

Felipe le dijo: “Señor, muéstranos al Padre, y nos basta”.

Jesús le dijo: “¿He estado con ustedes tanto tiempo, y aun así, Felipe, no has llegado a conocerme? El que me ha visto a mí ha visto al Padre+ [también]. ¿Cómo es que dices: ‘Muéstranos al Padre’?+ 10 ¿No crees que yo estoy en unión con el Padre y el Padre está en unión conmigo?+ Las cosas que les digo a ustedes no las hablo por mí mismo;* sino que el Padre que permanece en unión conmigo está haciendo sus obras.+ 11 Créanme que yo estoy en unión con el Padre y el Padre está en unión conmigo; de otra manera, crean a causa de las obras mismas.+ 12 Muy verdaderamente les digo: El que ejerce fe en mí, ese también hará las obras que yo hago; y hará obras mayores+ que estas, porque yo estoy siguiendo mi camino al Padre.+ 13 También, cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, esto lo haré, para que el Padre sea glorificado con respecto al Hijo.+ 14 Si ustedes piden* algo en mi nombre, lo haré.

15 ”Si ustedes me aman, observarán mis mandamientos;+ 16 y yo pediré al Padre, y él les dará otro ayudante* que esté con ustedes para siempre,+ 17 el espíritu* de la verdad,+ que el mundo no puede recibir,+ porque ni lo contempla ni lo conoce. Ustedes lo conocen,* porque permanece con ustedes y está en ustedes.+ 18 No los dejaré desconsolados.*+ Vengo a ustedes. 19 Un poco más y el mundo ya no me contemplará,+ pero ustedes me contemplarán,+ porque yo vivo y ustedes vivirán.+ 20 En aquel día ustedes conocerán que yo estoy en unión con mi Padre y ustedes están en unión conmigo y yo estoy en unión con ustedes.+ 21 El que tiene mis mandamientos y los observa, ese es el que me ama.+ A su vez, el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me mostraré a él claramente”.

22 Le dijo Judas,+ no el Iscariote: “Señor, ¿qué ha pasado que vas a mostrarte claramente a nosotros y no al mundo?”.+

23 En respuesta, Jesús le dijo: “Si alguien me ama, observará+ mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada con él.+ 24 El que no me ama no observa mis palabras; y la palabra que ustedes oyen no es mía, sino que pertenece al Padre que me ha enviado.+

25 ”Mientras permanecía con ustedes les he hablado estas cosas. 26 Mas el ayudante,* el espíritu santo, que el Padre enviará en mi nombre, ese* les enseñará todas las cosas y les hará recordar todas las cosas que les he dicho.+ 27 La paz les dejo, mi paz les doy.+ No se la doy a ustedes como el mundo la da. No se les perturbe el corazón ni se les encoja de temor. 28 Oyeron que les dije: Me voy y vengo [otra vez] a ustedes. Si me amaran, se regocijarían de que sigo mi camino al Padre, porque el Padre es mayor+ que yo. 29 De modo que ahora se lo he dicho a ustedes antes que suceda,+ para que, cuando suceda, crean. 30 Ya no hablaré mucho* con ustedes, porque el gobernante+ del mundo viene. Y él no tiene dominio sobre mí,+ 31 pero, para que el mundo conozca que yo amo al Padre, así como el Padre me ha dado mandamiento+ [de hacer], así hago. Levántense, vámonos de aquí.

15 ”Yo soy la vid verdadera,+ y mi Padre es el cultivador.+ Todo sarmiento en mí que no lleva fruto, él lo quita,+ y todo el que lleva fruto él lo limpia,*+ para que lleve más fruto.+ Ustedes ya están limpios a causa de la palabra que les he hablado.+ Permanezcan en unión conmigo, y yo en unión con ustedes.+ Así como el sarmiento no puede llevar fruto por sí mismo a menos que permanezca en la vid, así mismo tampoco pueden ustedes, a menos que permanezcan en unión conmigo.+ Yo soy la vid, ustedes son los sarmientos. El que permanece en unión conmigo, y yo en unión con él, este lleva mucho fruto;+ porque separados de mí ustedes no pueden hacer* nada. Si alguien no permanece en unión conmigo, es echado fuera como un sarmiento, y se seca; y a esos sarmientos los recogen y los arrojan al fuego, y se queman.+ Si permanecen en unión conmigo y mis dichos permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y se efectuará para con ustedes.+ Mi Padre es glorificado en esto, que ustedes sigan llevando mucho fruto y demuestren ser mis discípulos.+ Así como me ha amado el Padre+ y yo los he amado a ustedes, permanezcan en mi amor. 10 Si observan mis mandamientos,+ permanecerán en mi amor, así como yo he observado los mandamientos del Padre+ y permanezco en su amor.

11 ”Estas cosas les he hablado, para que mi gozo esté en ustedes y su gozo se haga pleno.+ 12 Este es mi mandamiento: que ustedes se amen unos a otros así como yo los he amado a ustedes.+ 13 Nadie tiene mayor amor que este: que alguien entregue su alma* a favor de sus amigos.+ 14 Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando.+ 15 Ya no los llamo esclavos, porque el esclavo no sabe lo que hace su amo. Pero los he llamado amigos,+ porque todas las cosas que he oído de mi Padre se las he dado a conocer a ustedes.+ 16 Ustedes no me escogieron a mí, sino que yo los escogí a ustedes, y los nombré para que vayan adelante y sigan llevando fruto+ y que su fruto permanezca; a fin de que sin importar qué le pidan al Padre en mi nombre, él se lo dé a ustedes.+

17 ”Estas cosas les mando: que se amen unos a otros.+ 18 Si el mundo los odia, saben que me ha odiado a mí antes que los odiara a ustedes.+ 19 Si ustedes fueran parte del mundo, el mundo le tendría afecto a lo que es suyo.+ Ahora bien, porque ustedes no son parte del mundo,+ sino que yo los he escogido del mundo, a causa de esto el mundo los odia.+ 20 Tengan presente la palabra que les dije: El esclavo no es mayor que su amo. Si ellos me han perseguido a mí, a ustedes también los perseguirán;+ si ellos han observado mi palabra, también observarán la de ustedes. 21 Mas todas estas cosas las harán contra ustedes por causa de mi nombre, porque ellos no conocen al que me ha enviado.+ 22 Si yo no hubiera venido y no les hubiera hablado a ellos, no tendrían pecado;+ pero ahora no tienen excusa de su pecado.+ 23 El que a mí me odia, odia también a mi Padre.+ 24 Si yo no hubiera hecho entre ellos las obras que ningún otro ha hecho,+ no tendrían pecado;+ pero ahora han visto y también han odiado tanto a mí como a mi Padre.+ 25 Pero es para que se cumpla la palabra [que está] escrita en la Ley de ellos: ‘Me odiaron sin causa’.+ 26 Cuando llegue el ayudante* que yo enviaré a ustedes del Padre,+ el espíritu de la verdad, que procede del Padre, ese* dará testimonio acerca de mí;+ 27 y ustedes, a su vez, han de dar testimonio,+ porque han estado conmigo desde que principié.

16 ”Les he hablado estas cosas para que no se les haga tropezar.+ Los expulsarán de la sinagoga.*+ De hecho, viene la hora en que todo el que los mate se imaginará que ha rendido servicio sagrado* a Dios.+ Mas ellos harán estas cosas porque no han llegado a conocer ni al Padre ni a mí.+ Sin embargo, les he hablado estas cosas a ustedes para que, cuando llegue la hora para ellas, se acuerden de que se las dije.+

”Estas cosas, sin embargo, no se las dije al principio, porque estaba con ustedes. Pero ahora voy al que me ha enviado,+ y sin embargo ni uno de ustedes me pregunta: ‘¿Adónde vas?’. Pero porque les he hablado estas cosas el corazón se les ha llenado de desconsuelo.+ No obstante, les digo la verdad: Es para provecho de ustedes por lo que me voy. Porque si no me voy, el ayudante*+ de ninguna manera vendrá a ustedes; pero si sigo mi camino, lo enviaré a ustedes. Y cuando ese llegue dará al mundo evidencia convincente* respecto al pecado y respecto a la justicia y respecto al juicio:+ en primer lugar, respecto al pecado,+ porque ellos no están ejerciendo fe en mí;+ 10 luego respecto a la justicia,+ porque voy al Padre y ustedes no me contemplarán más; 11 luego respecto al juicio,+ porque el gobernante de este mundo ha sido juzgado.+

12 ”Tengo muchas cosas que decirles todavía, pero no las pueden soportar ahora.+ 13 Sin embargo, cuando llegue aquel,* el espíritu de la verdad,+ él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propio impulso, sino que hablará las cosas que oye, y les declarará las cosas que vienen.+ 14 Aquel me glorificará,+ porque recibirá de lo que es mío y se lo declarará a ustedes.+ 15 Todas las cosas que el Padre tiene son mías.+ Por eso dije que él recibe de lo mío y se [lo] declara a ustedes. 16 Dentro de poco no me contemplarán más,+ y, otra vez, dentro de poco me verán”.

17 Por eso, algunos de sus discípulos se dijeron unos a otros: “¿Qué significa esto que nos dice: ‘Dentro de poco tiempo no me contemplarán, y, otra vez, dentro de poco tiempo me verán’, y, ‘porque voy al Padre’?”. 18 Así que decían: “¿Qué significa esto que dice de ‘poco tiempo’? No sabemos de qué habla”.* 19 Jesús supo+ que querían interrogarlo, de modo que les dijo: “¿Andan inquiriendo entre ustedes sobre esto, porque dije: Dentro de poco no me contemplarán, y, otra vez, dentro de poco me verán? 20 Muy verdaderamente les digo: Ustedes llorarán y plañirán, pero el mundo se regocijará; ustedes estarán desconsolados,+ pero su desconsuelo será cambiado a gozo.+ 21 La mujer, cuando está dando a luz, siente desconsuelo, porque ha llegado su hora;+ mas cuando ha dado a luz al niñito, ya no se acuerda de la tribulación, por el gozo de que un hombre haya nacido en el mundo. 22 Ustedes también, pues, ahora sienten, en realidad, desconsuelo; pero los veré otra vez, y se regocijará su corazón,+ y su gozo nadie se lo quitará. 23 Y en aquel día+ ustedes no me harán pregunta alguna. Muy verdaderamente les digo: Si le piden alguna cosa al Padre,+ él se la dará en mi nombre.+ 24 Hasta el tiempo actual ustedes no han pedido una sola cosa en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su gozo se haga pleno.+

25 ”Les he hablado estas cosas en comparaciones.+ Viene la hora en que ya no les hablaré en comparaciones, sino que les informaré con claridad acerca del Padre. 26 En aquel día pedirán en mi nombre, y no les digo que haré petición al Padre respecto a ustedes. 27 Porque el Padre mismo les tiene cariño, porque ustedes me han tenido cariño a mí+ y han creído que salí como representante del Padre.+ 28 Salí del Padre y he venido al mundo. Además, dejo el mundo y sigo mi camino al Padre”.+

29 Dijeron sus discípulos: “¡Ves! Ahora hablas con claridad, y no expresas comparación alguna. 30 Ahora sabemos que sabes todas las cosas+ y no necesitas que nadie te interrogue.+ En esto creemos que saliste de Dios”.+ 31 Jesús les contestó: “¿Ahora creen? 32 ¡Miren! Viene la hora, en realidad, ha llegado, en que serán esparcidos cada uno a su propia casa,+ y me dejarán solo; y sin embargo no estoy solo, porque el Padre está conmigo.+ 33 Les he dicho estas cosas para que por medio de mí* tengan paz.+ En el mundo están experimentando tribulación, pero ¡cobren ánimo!, yo he vencido al mundo”.+

17 Jesús habló estas cosas, y, alzando los ojos al cielo,+ dijo: “Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu hijo, para que tu hijo te glorifique a ti,+ como le has dado autoridad sobre toda carne,+ para que, en cuanto a todo [el número de los] que le has dado,+ les dé vida eterna.+ Esto significa vida eterna,+ el que estén adquiriendo conocimiento+ de ti,* el único Dios verdadero,+ y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.+ Yo te he glorificado+ sobre la tierra, y he terminado la obra que me has dado que hiciera.+ Así que ahora, Padre, glorifícame al lado de ti mismo con la gloria que tenía al lado de ti antes que el mundo fuera.+

”He puesto tu nombre de manifiesto a los hombres que me diste del mundo.+ Tuyos eran, y me los diste, y han observado tu palabra. Ahora han llegado a conocer que todas las cosas que me diste vienen de ti; porque los dichos que me diste se los he dado,+ y ellos los han recibido y ciertamente han llegado a conocer que yo salí como representante tuyo,+ y han creído que tú me enviaste.+ Hago petición respecto a ellos; no hago petición respecto al mundo,+ sino respecto a los que me has dado; porque tuyos son, 10 y todas las cosas mías son tuyas y las tuyas son mías,+ y yo he sido glorificado entre ellos.

11 ”Además, yo ya no estoy en el mundo, pero ellos están en el mundo+ y yo voy a ti. Padre santo, vigílalos+ por causa de tu propio nombre que me has dado, para que sean uno así como lo somos nosotros.+ 12 Cuando estaba con ellos yo los vigilaba+ por causa de tu propio nombre que me has dado; y los he guardado, y ninguno de ellos es destruido+ sino el hijo de destrucción,+ para que la escritura se cumpla.+ 13 Mas ahora voy a ti, y hablo estas cosas en el mundo para que ellos tengan mi gozo en sí mismos en plenitud.+ 14 Yo les he dado tu palabra, pero el mundo los ha odiado,+ porque ellos no son parte del mundo, así como yo no soy parte del mundo.+

15 ”Te solicito, no que los saques del mundo, sino que los vigiles a causa del inicuo.+ 16 Ellos no son parte del mundo,+ así como yo no soy parte del mundo.+ 17 Santifícalos+ por medio de la verdad; tu palabra+ es la verdad.+ 18 Así como tú me has enviado al mundo, yo también los he enviado al mundo.+ 19 Y me santifico* a favor de ellos, para que ellos también sean santificados+ mediante la verdad.

20 ”Hago petición, no respecto a estos solamente, sino también respecto a los que pongan fe en mí mediante la palabra de ellos;+ 21 para que todos ellos sean uno,*+ así como tú, Padre, estás en unión conmigo y yo estoy en unión contigo,+ que ellos también estén en unión con nosotros,+ para que el mundo crea que tú me enviaste.+ 22 Además, les he dado la gloria que me diste, para que ellos sean uno así como nosotros somos uno.+ 23 Yo en unión con ellos y tú en unión conmigo, para que ellos sean perfeccionados en uno,+ para que el mundo tenga el conocimiento de que tú me enviaste y de que tú los amaste a ellos así como me amaste a mí. 24 Padre, en cuanto a lo que me has dado, deseo que, donde yo esté, ellos también estén conmigo,+ para que contemplen mi gloria que me has dado, porque me amaste antes de la fundación*+ del mundo.+ 25 Padre justo,+ el mundo, por cierto, no ha llegado a conocerte;+ pero yo he llegado a conocerte, y estos han llegado a conocer que tú me enviaste.+ 26 Y yo les he dado a conocer tu nombre,+ y lo daré a conocer, para que el amor con que me amaste esté en ellos, y yo en unión con ellos.”+

18 Habiendo dicho estas cosas, Jesús salió con sus discípulos al otro lado del torrente invernal* de Cedrón+ a donde había un huerto, y él y sus discípulos entraron en él.+ Pues bien, Judas, el que lo traicionaba, también conocía el lugar, porque Jesús se había reunido allí muchas veces con sus discípulos.+ Por lo tanto, Judas tomó a la banda de soldados y a los oficiales de los sacerdotes principales y de los fariseos y llegó allí con antorchas y lámparas y armas.+ Jesús, pues, sabiendo todas las cosas que iban a sobrevenirle,+ salió y les dijo: “¿A quién buscan?”. Le contestaron: “A Jesús el Nazareno”.+ Les dijo: “Soy yo”. Y Judas, el que lo traicionaba,+ también estaba con ellos.

Sin embargo, cuando él les dijo: “Soy yo”, retrocedieron+ y cayeron en tierra. Por eso les preguntó otra vez: “¿A quién buscan?”. Dijeron: “A Jesús el Nazareno”. Jesús contestó: “Les dije que soy yo. Por lo tanto, si es a mí a quien buscan, dejen ir a estos”; para que se cumpliera la palabra que él dijo: “De los que me has dado no he perdido ni uno solo”.+

10 Entonces Simón Pedro, dado que tenía una espada, la desenvainó e hirió al esclavo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha.+ El nombre del esclavo era Malco. 11 Jesús, sin embargo, dijo a Pedro: “Mete la espada en [su] vaina.+ La copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber?”.+

12 Entonces la banda de soldados y el comandante militar* y los oficiales de los judíos prendieron a Jesús y lo ataron, 13 y lo condujeron primero a Anás; porque era suegro de Caifás, que era sumo sacerdote aquel año.+ 14 Caifás, de hecho, era el que había aconsejado a los judíos que era en provecho de ellos el que un hombre muriera en el interés del pueblo.+

15 Ahora bien, Simón Pedro —y lo mismo otro discípulo— iba siguiendo a Jesús.+ Aquel discípulo era conocido del sumo sacerdote, y entró junto con Jesús en el patio del sumo sacerdote, 16 pero Pedro se quedó de pie, fuera, a la puerta.+ Por lo tanto salió el otro discípulo, que era conocido del sumo sacerdote, y habló a la portera y trajo dentro a Pedro. 17 La sirvienta, la portera, entonces dijo a Pedro: “Tú no eres también uno de los discípulos de este hombre, ¿verdad?”. Él dijo: “No lo soy”.+ 18 Pues bien, los esclavos y los oficiales estaban allí de pie, y habían hecho un fuego de carbón,+ porque hacía frío, y se calentaban. Pedro también estaba de pie con ellos y se calentaba.

19 Y el sacerdote principal interrogó a Jesús acerca de sus discípulos y acerca de su enseñanza. 20 Jesús le contestó: “Yo he hablado públicamente al mundo. Siempre enseñé en una sinagoga y en el templo,+ donde concurren todos los judíos; y no hablé nada en secreto. 21 ¿Por qué me interrogas? Interroga a los que han oído lo que les hablé. ¡Mira! Estos saben lo que dije”. 22 Después que hubo dicho estas cosas, uno de los oficiales que estaba de pie allí cerca le dio a Jesús una bofetada+ y dijo: “¿Así contestas al sacerdote principal?”. 23 Jesús le contestó: “Si hablé mal, da testimonio respecto al mal; pero si bien, ¿por qué me pegas?”. 24 Entonces Anás lo envió atado a Caifás el sumo sacerdote.+

25 Pues bien, Simón Pedro estaba de pie calentándose. Entonces le dijeron: “Tú no eres también uno de sus discípulos, ¿verdad?”. Lo negó, y dijo: “No lo soy”.+ 26 Uno de los esclavos del sumo sacerdote, porque era pariente del hombre a quien Pedro había cortado la oreja,+ dijo: “Yo te vi en el huerto con él, ¿no es verdad?”. 27 Sin embargo, Pedro lo negó otra vez; y al instante un gallo cantó.+

28 Entonces condujeron a Jesús desde Caifás al palacio del gobernador.+ Era temprano en el día ahora. Pero ellos mismos no entraron en el palacio del gobernador, para no contaminarse,+ sino poder comer la pascua. 29 Por lo tanto, Pilato salió fuera a ellos y dijo: “¿Qué acusación traen contra este hombre?”.+ 30 En respuesta, le dijeron: “Si este hombre no fuera delincuente, no te lo habríamos entregado”. 31 Así que Pilato les dijo: “Tómenlo ustedes mismos y júzguenlo según su ley”.+ Los judíos le dijeron: “A nosotros no nos es lícito matar a nadie”.+ 32 Esto, para que se cumpliera la palabra de Jesús que él había dicho para significar qué clase de muerte estaba destinado a morir.+

33 De modo que Pilato entró otra vez en el palacio del gobernador y llamó a Jesús y le dijo: “¿Eres tú el rey de los judíos?”.*+ 34 Jesús contestó: “¿Es por ti mismo que dices esto, o te hablaron otros acerca de mí?”.+ 35 Pilato contestó: “Yo no soy judío, ¿verdad? Tu propia nación y los sacerdotes principales te entregaron a mí.+ ¿Qué hiciste?”. 36 Jesús contestó:+ “Mi reino no es parte de este mundo.+ Si mi reino fuera parte de este mundo, mis servidores habrían peleado+ para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero, como es el caso, mi reino no es de esta fuente”. 37 Por lo tanto le dijo Pilato: “Bueno, pues, ¿eres tú rey?”. Jesús contestó: “Tú mismo dices que yo soy rey.+ Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio* acerca de la verdad.+ Todo el que está de parte de la verdad+ escucha mi voz”.+ 38 Le dijo Pilato: “¿Qué es la verdad?”.*

Y después de decir esto, de nuevo salió a los judíos y les dijo: “Yo no hallo en él ninguna falta.+ 39 Además, ustedes tienen por costumbre que les ponga en libertad a un hombre en la pascua.+ ¿Desean, pues, que les ponga en libertad al rey de los judíos?”. 40 Entonces ellos gritaron de nuevo, y dijeron: “¡No a este hombre, sino a Barrabás!”. Y Barrabás era salteador.+

19 Por lo tanto, en aquel momento Pilato tomó a Jesús y lo azotó.+ Y los soldados entretejieron una corona de espinas y se la pusieron sobre la cabeza y lo vistieron con una prenda de vestir exterior de púrpura;+ y empezaron a acercarse a él y decir: “¡Buenos días, rey de los judíos!”. También, le daban bofetadas.+ Y Pilato salió fuera otra vez y les dijo: “¡Vean! Se lo traigo fuera para que sepan que no hallo en él ninguna falta”.+ Por consiguiente, Jesús salió fuera, llevando la corona espinosa y la prenda de vestir exterior de púrpura. Y [Pilato] les dijo: “¡Miren! ¡El hombre!”.* Sin embargo, cuando los sacerdotes principales y los oficiales lo vieron, gritaron, y dijeron: “¡Al madero [con él]!* ¡Al madero [con él]!”.+ Pilato les dijo: “Tómenlo ustedes mismos y fíjenlo en el madero, porque yo no hallo en él falta alguna”.+ Los judíos le contestaron: “Nosotros tenemos una ley,+ y según la ley debe morir, porque se hizo hijo de Dios”.+

Por eso, cuando Pilato oyó este dicho, tuvo mayor temor; y entró otra vez en el palacio del gobernador y dijo a Jesús: “¿De dónde eres tú?”. Pero Jesús no le dio respuesta.+ 10 Así que Pilato le dijo: “¿A mí no me hablas?+ ¿No sabes que tengo autoridad para ponerte en libertad y tengo autoridad para fijarte en un madero?”. 11 Jesús le contestó: “No tendrías autoridad* alguna contra mí a menos que te hubiera sido concedida de arriba.*+ Por eso, el hombre que me entregó a ti tiene mayor pecado”.

12 Por esta razón Pilato siguió buscando cómo ponerlo en libertad. Pero los judíos gritaron, diciendo: “Si pones en libertad a este, no eres amigo de César.* Todo el que se hace rey habla contra César”.+ 13 Por eso Pilato, después de oír estas palabras, sacó fuera a Jesús, y se sentó en el tribunal en un lugar llamado El Empedrado, pero, en hebreo, Gáb·ba·tha. 14 Era, pues, la preparación+ de la pascua; era como la hora sexta.* Y dijo a los judíos: “¡Miren! ¡Su rey!”. 15 Sin embargo, ellos gritaron: “¡Quíta[lo]! ¡Quíta[lo]! ¡Al madero con él!”. Pilato les dijo: “¿A su rey fijo en un madero?”. Los sacerdotes principales contestaron: “No tenemos más rey que César”.+ 16 Por lo tanto, en aquel momento él se lo entregó a ellos para que fuera fijado en un madero.+

Entonces se encargaron de Jesús. 17 Y, cargando el madero de tormento* para sí mismo,+ él salió+ al llamado Lugar del Cráneo,* que en hebreo se llama Gólgota;*+ 18 y allí lo fijaron en el madero,+ y con él a otros dos [hombres], uno de este lado y uno de aquel, pero a Jesús en medio.+ 19 Pilato escribió un título también y lo puso sobre el madero de tormento. Estaba escrito: “Jesús el Nazareno el rey de los judíos”.*+ 20 Muchos de los judíos, pues, leyeron este título, porque el lugar donde Jesús fue fijado en el madero estaba cerca de la ciudad;+ y estaba escrito en hebreo, en latín, en griego.* 21 Pero los sacerdotes principales de los judíos empezaron a decir a Pilato: “No escribas: ‘El rey de los judíos’, sino que él dijo: ‘Soy rey de los judíos’”. 22 Pilato contestó: “Lo que he escrito, he escrito”.

23 Entonces, cuando los soldados hubieron fijado a Jesús en el madero, tomaron sus prendas de vestir exteriores e hicieron cuatro partes, para cada soldado una parte, y la prenda de vestir interior. Pero la prenda de vestir interior era sin costura, pues era tejida desde arriba toda ella.+ 24 Por eso se dijeron unos a otros: “No la rasguemos, sino que por suertes sobre ella decidamos de quién será”. Esto fue para que se cumpliera la escritura: “Repartieron entre sí mis prendas de vestir exteriores, y sobre mi vestidura echaron suertes”.+ Y así los soldados realmente hicieron estas cosas.

25 Junto al madero de tormento de Jesús, pues, estaban de pie su madre+ y la hermana de su madre; María+ la esposa de Clopas, y María Magdalena.+ 26 Entonces Jesús, al ver a su madre y al discípulo a quien él amaba,*+ de pie allí cerca, dijo a su madre: “Mujer, ¡ahí está tu hijo!”. 27 Entonces dijo al discípulo: “¡Ahí está tu madre!”. Y desde aquella hora el discípulo la llevó consigo a su propio hogar.

28 Después de esto, cuando Jesús supo que ya todas las cosas se habían realizado, para que se realizara la escritura, dijo: “Tengo sed”.+ 29 Había allí un vaso lleno de vino agrio. Por tanto, pusieron una esponja llena de vino agrio sobre [una caña de] hisopo y se la acercaron a la boca.+ 30 Pues bien, cuando hubo recibido el vino agrio, Jesús dijo: “¡Se ha realizado!”,+ e, inclinando la cabeza, entregó [su] espíritu.*+

31 Entonces los judíos, puesto que era la Preparación,+ a fin de que los cuerpos no permanecieran+ en los maderos de tormento en el sábado (porque era grande el día de aquel sábado),+ solicitaron de Pilato que se les quebraran las piernas y fueran quitados los [cuerpos].* 32 Vinieron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primer [hombre], y las del otro que había sido fijado en un madero con él. 33 Pero al venir a Jesús, como vieron que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas. 34 No obstante, uno de los soldados le punzó el costado con una lanza,+ y al instante salió sangre y agua. 35 Y el que [lo] ha visto ha dado testimonio, y su testimonio es verdadero, y ese hombre sabe que dice cosas verdaderas, para que ustedes también crean.+ 36 De hecho, estas cosas sucedieron para que se cumpliera la escritura: “Ni un hueso de él será quebrantado”.+ 37 Y, de nuevo, una escritura diferente dice: “Mirarán a Aquel a quien traspasaron”.+

38 Entonces, después de estas cosas, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secreto por [su] temor a los judíos,+ solicitó de Pilato que le permitiera llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato le dio permiso.+ Por lo tanto vino y se llevó el cuerpo.+ 39 También Nicodemo, el hombre que la primera vez vino a él de noche, vino trayendo un rollo* de mirra y áloes, como cien libras* [de ello].+ 40 De modo que ellos tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron con las vendas con especias,+ así como tienen costumbre los judíos de preparar para el entierro. 41 A propósito, había un huerto en el lugar donde él había sido fijado en el madero, y en el huerto una tumba conmemorativa nueva,+ en la cual nadie todavía había sido puesto. 42 Allí, pues, a causa de la preparación+ de los judíos, pusieron a Jesús, porque la tumba conmemorativa estaba cerca.

20 El primer día+ de la semana, María Magdalena vino a la tumba conmemorativa temprano, mientras todavía había oscuridad, y contempló la piedra ya quitada de la tumba conmemorativa.+ De modo que corrió y vino a Simón Pedro y al otro discípulo,+ a quien le tenía cariño Jesús, y les dijo: “Han quitado al Señor* de la tumba conmemorativa,+ y no sabemos dónde lo han puesto”.

Entonces Pedro+ y el otro discípulo salieron y se dirigieron hacia la tumba conmemorativa. Sí, los dos juntos echaron a correr; pero el otro discípulo corrió delante de Pedro, más aprisa, y llegó primero a la tumba conmemorativa. Y, agachándose, contempló las vendas echadas,+ sin embargo no entró. Entonces llegó también Simón Pedro, que le seguía, y entró en la tumba conmemorativa. Y vio las vendas echadas,+ también el paño que había estado sobre la cabeza de él, no echado con las vendas, sino aparte, arrollado en un lugar. En aquel momento, pues, el otro discípulo que había llegado primero a la tumba conmemorativa también entró, y vio y creyó. Porque todavía no discernían la escritura de que él tenía que levantarse de entre los muertos.+ 10 De modo que los discípulos se volvieron a casa.

11 María, sin embargo, se quedó de pie fuera, junto a la tumba conmemorativa, llorando. Entonces, mientras lloraba, se agachó para mirar dentro de la tumba conmemorativa 12 y vio a dos ángeles+ vestidos de blanco, sentados uno a la cabeza y uno a los pies donde había yacido el cuerpo de Jesús. 13 Y le dijeron: “Mujer, ¿por qué lloras?”. Les dijo: “Han quitado a mi Señor, y no sé dónde lo han puesto”. 14 Después de decir estas cosas, ella se volvió atrás y vio a Jesús de pie, pero no discernió que era Jesús.+ 15 Jesús le dijo: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?”.+ Ella, imaginándose que era el hortelano, le dijo: “Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo quitaré”. 16 Jesús le dijo: “¡María!”.+ Al volverse, le dijo ella en hebreo: “¡Rabboni!”*+ (que significa: “¡Maestro!”). 17 Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos+ y diles: ‘Asciendo a mi Padre+ y Padre de ustedes y a mi Dios+ y Dios de ustedes’”.+ 18 María Magdalena fue y llevó las nuevas a los discípulos: “¡He visto al Señor!”, y que él le había dicho estas cosas.+

19 Entonces, cuando se hizo tarde aquel día, el primero de la semana,+ y, aunque las puertas donde estaban los discípulos estaban aseguradas con cerradura por temor+ a los judíos, Jesús vino+ y estuvo de pie en medio de ellos, y les dijo: “Tengan paz”.+ 20 Y después de decir esto, les mostró las manos y también el costado.+ Entonces los discípulos se regocijaron+ al ver al Señor. 21 Jesús, por eso, les dijo otra vez: “Tengan paz. Así como el Padre me ha enviado,+ yo también los envío”.+ 22 Y después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Reciban espíritu santo.+ 23 Si ustedes perdonan los pecados de cualesquiera personas,+ les quedan perdonados; si retienen los de cualesquiera personas, quedan retenidos”.+

24 Pero Tomás,+ uno de los doce, que se llamaba El Gemelo,* no estaba con ellos cuando vino Jesús. 25 Por consiguiente, los otros discípulos le decían: “¡Hemos visto al Señor!”. Pero él les dijo: “A menos que vea en sus manos la impresión de los clavos y meta mi dedo en la impresión de los clavos y meta mi mano en su costado,+ de ninguna manera creeré”.+

26 Ahora bien, ocho días después, sus discípulos estaban dentro otra vez, y Tomás con ellos. Jesús vino, aunque las puertas estaban aseguradas con cerradura, y estuvo de pie en medio de ellos y dijo: “Tengan paz”.+ 27 Dijo entonces a Tomás: “Pon tu dedo aquí, y ve mis manos, y toma tu mano+ y métela en mi costado, y deja de ser incrédulo, y hazte creyente”. 28 En contestación, Tomás le dijo: “¡Mi Señor y mi Dios!”.+ 29 Jesús le dijo: “¿Porque me has visto has creído? Felices son los que no ven y sin embargo creen”.+

30 Por supuesto, Jesús también ejecutó muchas otras señales delante de los discípulos, que no están escritas en este rollo.+ 31 Pero estas han sido escritas+ para que ustedes crean que Jesús es el Cristo el Hijo de Dios, y que, a causa de creer,+ tengan vida por medio de su nombre.

21 Después de estas cosas Jesús se manifestó otra vez a los discípulos junto al mar de Tiberíades; pero hizo la manifestación de esta manera. Estaban juntos Simón Pedro y Tomás, que se llamaba El Gemelo,+ y Natanael+ de Caná de Galilea y los hijos de Zebedeo+ y otros dos de sus discípulos. Simón Pedro les dijo: “Voy a pescar”. Ellos le dijeron: “Vamos también nosotros contigo”. Salieron y subieron a la barca, mas durante aquella noche no pescaron nada.+

Sin embargo, justamente cuando estaba amaneciendo, Jesús estuvo de pie en la playa, pero los discípulos, por supuesto, no discernieron que era Jesús.+ Entonces Jesús les dijo: “Niñitos, no tienen nada de comer, ¿verdad?”. Le contestaron: “¡No!”. Él les dijo: “Echen la red al lado derecho de la barca, y hallarán”.+ Entonces la echaron, pero ya no podían sacarla a causa de la multitud de peces.+ Por lo tanto, aquel discípulo a quien Jesús amaba*+ dijo a Pedro:+ “¡Es el Señor!”.* Entonces Simón Pedro, al oír que era el Señor, se ciñó su prenda de vestir de encima, porque estaba desnudo, y se lanzó al mar. Pero los otros discípulos vinieron en la barquilla, pues no estaban lejos de tierra, solamente a unos noventa metros* de ella, arrastrando la red de peces.

Sin embargo, cuando salieron de la barca a tierra, contemplaron un fuego de carbón+ puesto allí, y pescado puesto encima, y pan. 10 Jesús les dijo: “Traigan de los peces que acaban de pescar”. 11  Simón Pedro, por lo tanto, subió a bordo, y sacó a tierra la red llena de peces grandes, ciento cincuenta y tres. Pero aunque había tantos, la red no se reventó. 12 Jesús les dijo: “Vengan, desayúnense”.+ Ni uno de los discípulos tuvo el ánimo de inquirir de él: “Tú, ¿quién eres?”, porque sabían que era el Señor. 13 Jesús se acercó y tomó el pan y se lo dio,+ y así mismo el pescado. 14 Esta fue ya la tercera vez+ que Jesús se apareció a los discípulos después de haber sido levantado de entre los muertos.

15 Pues bien, cuando se hubieron desayunado, Jesús dijo a Simón Pedro: “Simón hijo de Juan,* ¿me amas* más que a estos?”.+ Él le dijo: “Sí, Señor, tú sabes que te tengo cariño”.*+ Le dijo: “Apacienta mis corderos”.+ 16 De nuevo le dijo, por segunda vez: “Simón hijo de Juan, ¿me amas?”.*+ Él le dijo: “Sí, Señor, tú sabes que te tengo cariño”.* Le dijo: “Pastorea mis ovejitas”.+ 17 Le dijo por tercera vez: “Simón hijo de Juan, ¿me tienes cariño?”.* Pedro se contristó de que por tercera vez le dijera: “¿Me tienes cariño?”. De modo que le dijo: “Señor, tú sabes todas las cosas;+ tú bien sabes que te tengo cariño”.* Le dijo Jesús: “Apacienta mis ovejitas.+ 18 Muy verdaderamente te digo: Cuando eras más joven, tú mismo te ceñías y andabas por donde querías. Pero cuando envejezcas extenderás las manos y otro te ceñirá+ y te cargará a donde no desees”.+ 19 Esto lo dijo para significar con qué clase de muerte+ glorificaría a Dios.+ Entonces, cuando hubo dicho esto, le dijo: “Continúa siguiéndome”.+

20 Volviéndose, Pedro vio al discípulo a quien Jesús amaba,*+ que venía siguiendo, el que en la cena también se había recostado sobre su pecho y dicho: “Señor, ¿quién es el que te traiciona?”. 21 Por eso, cuando alcanzó a verlo, Pedro dijo a Jesús: “Señor, ¿qué [hará] este?”. 22 Jesús le dijo: “Si es mi voluntad que él permanezca hasta que yo venga,+ ¿en qué te incumbe eso? Tú continúa siguiéndome”. 23 Por consiguiente, entre los hermanos salió este dicho: que aquel discípulo no moriría. Sin embargo, Jesús no le dijo que no moriría, sino: “Si es mi voluntad que él permanezca+ hasta que yo venga, ¿en qué te incumbe eso?”.

24 Este es el discípulo+ que da testimonio acerca de estas cosas y que escribió estas cosas, y sabemos que el testimonio que él da es verdadero.+

25 Hay, de hecho, muchas otras cosas también que Jesús hizo, que, si se escribieran alguna vez en todo detalle, supongo que el mundo mismo no podría contener los rollos que se escribieran.*+

[Notas]

“Juan.” Gr.: I·o·á·nen, forma abreviada del nombre heb. Yoh·ja·nán, que significa: “Jehová Ha Mostrado Favor; Jehová Ha Sido Benévolo”. Compárese con 1Cr 26:3, n.

O: “el Logos (Verbo)”. Gr.: ho ló·gos; lat.: Vér·bum; J17,18,22(heb.): had·Da·vár.

Lit.: “estaba hacia el Dios”. Gr.: en pros ton The·ón; J17,18(heb.): ha·yáh ’eth ha·’Elo·hím.

“Un dios.” Gr.: the·ós, en contraste con ton The·ón, “el Dios”, en la misma oración; J17,22(heb.): we’·lo·hím, “y dios”. Para una consideración de “un dios”, véase Ap. 6A.

Los vv. 3 y 4 tienen la puntuación según WH, Vgww, UBS y Nestle-Aland.

Véase Mt 3:1, n: “Juan”.

Véase 3:16, n.

Lit.: “sangres”.

Lit.: “moró en tienda”. Véanse Rev 21:3, nn.

“El dios unigénito”, P75אc; P66א*BC*: “dios unigénito”; ACcItVgSyc,h: “el Hijo unigénito”.

“Testimonio.” Gr.: mar·ty·rí·a; lat.: te·sti·mó·ni·um.

“Elías” (que significa: “Mi Dios Es Jehová”), J17,18,22; gr.: E·léi·as.

Véase Ap. 1D.

O: “Yo sumerjo; Yo zambullo”. Gr.: ba·ptí·zo.

No la Betania que estaba cerca de Jerusalén.

Compárese con 3:16, n.

Es decir, aproximadamente las 4 de la tarde, al contar desde la salida del sol.

Lit.: “él”.

“Temprano la mañana siguiente”, ItmssSys.

O: “al Ungido”. Gr.: ton Mes·sí·an; lat.: Mes·sí·am; J17,18,22(heb.): ham·Ma·schí·aj.

“Juan”, P66,75אB*It; ABcVgcSyp,s: “Joná”.

“Cefas.” Gr.: Ke·fás. Un nombre aram. (Keh·fa’), en género masc. aquí, como en Mt 16:18 en mss sir. Véase Mt 16:18, n: “Rocosa”.

Que significa: “Un Trozo de Roca”. Gr.: Pé·tros.

Lit.: “Verdaderamente, verdaderamente”. Gr.: A·mén, a·mén.

O: “mensajeros”. Gr.: ag·gué·lous; lat.: án·ge·los. Compárese con Job 33:23; Sl 91:11.

O: “al servicio del”.

Lit.: “¿Qué para mí y para ti [...]?”, que significa: “¿Qué hay en común entre yo y tú?”. Modismo; pregunta de repulsa que indica objeción. Véase Ap. 7B.

Probablemente el bato que equivalía a 22 L (5,81 gal.). Véase Ap. 8A.

O: “esta habitación (morada) divina”. Gr.: na·ón; lat.: tém·plum; J17,18,22(heb.): ha·heh·kjál haz·zéh, “este palacio (templo)”.

“Nazca de nuevo.” Lit.: “sea generado (engendrado) desde arriba”. Gr.: guen·ne·théi á·no·then.

O: “la fuerza activa”. Gr.: pnéu·ma·tos; lat.: Spí·ri·tu; J17,22(heb.): weha·rú·aj, “y la fuerza activa”. Véase Gé 1:2, n: “Activa”.

“Viento.” Gr.: pnéu·ma.

“Cosas celestiales.” Gr.: e·pou·rá·ni·a; lat.: cae·lé·sti·a, “cosas celestes”.

“El mundo.” Gr.: ton kó·smon; lat.: mún·dum; J17,18,22(heb.): ha·‛oh·lám.

O: “todas las cosas”.

O: “parcamente”.

O: “Amo”.

“Syquem”, Sys. Véase Hch 7:16, n: “Siquem”.

Es decir, aproximadamente las 12 de la mañana, al contar desde la salida del sol.

“Porque los judíos [...] samaritanos”, ABCWVgSyp,s; א*DItmss omiten esta oración.

Lit.: “Un Espíritu [es] el Dios”. Gr.: Pnéu·ma ho The·ós.

O: “Amo”.

Es decir, aproximadamente la 1 de la tarde, al contar desde la salida del sol.

“Una”, P66,75ABD; אC: “la”.

“Betzata” (que significa: “Casa del Olivo”, o: “Casa de Olivos”), א; P75BVg: “Betsaida”, que significa: “Casa de Pesca”; ACSyc,hi,pArm: “Betesda” (que significa: “Casa de Misericordia”).

P66,75אBDVgSyc omiten el v. 4; AItVgcSyhi,pArm añaden: “Porque un ángel del Señor [J9,22,23: “de Jehová”] bajaba al estanque de sazón en sazón y agitaba el agua; el primero que entonces se metía allí después de la agitación del agua sanaba de cualquier enfermedad que le aquejara”.

“Jesús”, P66אAVg; P75B: “él”.

O: “cosa que se origine de él”.

O: “en sí mismo el don de la vida”. Véase Ro 6:23.

“Resurrección de juicio.” Gr.: a·ná·sta·sin krí·se·os; lat.: re·sur·rec·ti·ó·nem iu·dí·ci·i.

O: “cosa que se origine de mí”.

“Dios”, אADItVgSyc,h,hi,p; P66,75B omiten esta palabra.

Un denario era una moneda romana de plata que pesaba 3,85 g (0,124 oz. t.).

O: “unas tres o cuatro millas”. Lit.: “unos veinticinco o treinta estadios”. Un estadio equivalía a la octava parte de una milla romana, 185 m (606,75 pies ingleses).

O: “Amo”.

“Me”, P66,75BD; אASyc,s omiten esta palabra.

O: “serán los enseñados”.

Véase Ap. 1D.

“En unión conmigo.” O: “en mí”. Gr.: en e·mói.

O: “significan”. Véase Mt 12:7, n.

O: “es un diablo”. Gr.: di·á·bo·lós e·stin.

O: “cuando no ha aprendido”.

Lit.: “de mí mismo”.

O: “Estás endemoniado”.

“[Judíos] dispersos.” Lit.: “dispersión”. Gr.: di·a·spo·rán.

“Testimonio.” Gr.: mar·ty·rí·a; lat.: te·sti·mó·ni·um.

“El Padre”, P66,75אcBVg; א*DSyc,s: “él”.

O: “cosas”.

O: “Precisamente lo que les he estado diciendo”.

Lit.: “de mí mismo”.

O: “descendencia; simiente”.

“La mentira”, J17,22. Lit.: “ella”.

O: “y estás endemoniado”.

O: “Yo no estoy endemoniado”.

O: “estás endemoniado”.

“¿[...] has visto a Abrahán?”, P66-אcABCDVg; P75א*Sys: “¿[...] te ha visto Abrahán?”.

“Yo he sido.” Para una consideración de la existencia prehumana de Jesús, véase Ap. 6F.

“Siloam”, אAB; J7-14,16-19,22: “Siloé”. Véase Isa 8:6 en LXX.

“Expulsado de la sinagoga.” O: “excluido de la iglesia”.

O: “Amo”.

O: “apropiado”.

O: “mi vida”. Gr.: ten psy·kjén mou; J17,18,22(heb.): naf·schí. Véase Ap. 4A.

Lit.: “es necesario [que] yo conduzca”.

“Ha quitado”, P45א*BSyp; P66אcADVgSys: “quita”.

“La fiesta de la dedicación (Hanuká).” J22(heb.): jagh ha·januk·káh.

“Lo [...] cosas”, BItVg(אW, con una ligera variación, concuerdan); ASyh,p,s: “Mi Padre, que me [las] ha dado, es mayor que todos los demás”.

O: “estamos en unidad”. Lit.: “una (cosa)”. Gr.: hen, neutro, para mostrar unidad en cooperación. Véanse 17:21 y 1Co 3:8, nn.

“Ustedes son dioses.” Gr.: the·ói e·ste; lat.: dí·i é·stis; J17,18,22(heb.): ’elo·hím ’at·tém.

O: “a”.

O: “de aquel”.

“Lázaro”, אABJ17; J7-14,16,18,19,22: “Eleazar”, que significa: “Dios Ha Ayudado”.

O: “Amo”.

O: “los judíos”. Gr.: I·ou·dái·oi, como en 10:31, 33.

O: “será salvo”.

O: “Dídimo”. Gr.: Dí·dy·mos; lat.: Dí·dy·mus.

Lit.: “a unos quince estadios de allí”. Unos 2,8 km (1,7 mi.). Un estadio equivalía a la octava parte de una milla romana, 185 m (606,75 pies ingleses).

O: “Amo”.

“Yo soy la resurrección y la vida.” Gr.: E·gó ei·mi he a·ná·sta·sis kai he zo·é; lat.: É·go sum re·sur·réc·ti·o et ví·ta; J17(heb.): ’A·no·kjí hat·tequ·máh weha·jai·yím.

Véase v. 1, n.

Es decir, el templo.

Véase 11:1, n.

Gr.: lí·tran. Unos 327 g (11,5 oz. a.).

Unos $260 (E.U.A.), calculada la plata al valor de $7 (E.U.A.) la oz. t. Véase Ap. 8A.

Lit.: “Hosanna”. J7-14,16-19,22(heb.): Hoh·scha‛-ná’.

Véase Ap. 1D.

O: “vida”. Gr.: psy·kjén; J17,18,22(heb.): naf·schóh (de né·fesch).

“Ministro.” Gr.: di·á·ko·nos; lat.: mi·ní·ster (de mí·nus, “menos”); J18,22(heb.): mescha·rethí, “mi ministro”.

O: “a todos los hombres”.

Véase Ap. 1D.

O: “¿quién ha creído nuestro informe?”.

Véase Ap. 1D.

Véase 9:22, n.

O: “es”.

O: “se estaba preparando”.

O: “Amo”.

“El enviado.” O: “un apóstol (enviado)”. Gr.: a·pó·sto·los; lat.: a·pó·sto·lus.

O: “prefería”.

O: “por medio de él”.

O: “vida”. Gr.: psy·kjén; lat.: á·ni·mam; J17,18,22(heb.): naf·schekjá (de né·fesch).

O: “Amo”.

Lit.: “de mí mismo”.

“Piden”, ADIt y de acuerdo con 15:16 y 16:23; P66אBWVgSyh,p: “me piden”.

O léase: “otro paráclito (paracleto; consolador)”. Gr.: ál·lon pa·rá·kle·ton, masc.

O: “la fuerza activa”. Gr.: to pnéu·ma, neutro. Véase Gé 1:2, n: “Activa”.

“Lo contempla [...]. Ustedes lo conocen.” “Lo” (gr.: au·tó, neutro) se refiere a “el espíritu” (to pnéu·ma, neutro).

O: “huérfanos”. Gr.: or·fa·nóus; lat.: ór·fa·nos.

O: “el paráclito (paracleto; consolador)”. Gr.: ho [...] pa·rá·kle·tos, masc.

“Ese”, refiriéndose al “ayudante”, masc.

Lit.: “muchas (cosas)”.

O: “escamonda”.

O: “producir”.

O: “vida”.

O: “el paráclito (paracleto; consolador)”. Gr.: ho pa·rá·kle·tos, masc.

“Ese”, refiriéndose al “ayudante”, masc. Compárese con 16:7.

Compárese con 9:22, n.

“Servicio sagrado.” Gr.: la·tréi·an. Compárese con Éx 12:25, n.

O: “el paráclito (paracleto; consolador)”. Gr.: ho pa·rá·kle·tos, masc.

“Dará [...] evidencia convincente.” O: “censurará”. Gr.: e·lég·xei.

“Aquel”, refiriéndose a “el ayudante”, masc., en el v. 7.

“De qué habla.” B omite esta frase.

O: “en unión conmigo”. Gr.: en e·mói. Véase 6:56, n.

O: “te conozcan”. Gr.: hí·na gui·nó·sko·si se.

O: “Y me tengo por sagrado (trato como santo)”. Gr.: kai [...] e·gó ha·gui·á·zo e·mau·tón; lat.: et [...] é·go sanc·tí·fi·co me íp·sum; J17(heb.): wehith·qad·dasch·.

O: “estén en unidad”. Lit.: “una (cosa)”. Gr.: hen, neutro, para mostrar unidad en cooperación. Véase 10:30, n.

Lit.: “antes de un echar [simiente]”. Gr.: pro ka·ta·bo·lés.

O: “del valle”.

O: “el quiliarca”. Gr.: ho kji·lí·ar·kjos; jefe de 1.000 soldados.

Rey de los judíos.” Gr.: ba·si·léus ton I·ou·dái·on; lat.: rex Iu·dae·ó·rum; J17,18,22(heb.): mé·lekj hai·Yehu·dhím.

“Dar testimonio.” Gr.: mar·ty·ré·so; lat.: te·sti·mó·ni·um per·hí·be·am.

“¿Qué es la verdad?” Gr.: e·stin a·lé·thei·a; lat.: Quid est vé·ri·tas; J17,18(heb.): Mah hi’ ha·’eméth.

O: “¡Vean! ¡El hombre!”. Gr.: I·dóu ho án·thro·pos; lat.: éc·ce hó·mo; J22(heb.): Hin·néh ha·’ísch; J17(heb.): Hin·néh ha·’a·dhám, “¡Miren! ¡El hombre terrestre!”; J18(heb.): Hin·néh hag·ga·vér, “¡Miren! El hombre físicamente capacitado”. Compárese con Zac 6:12, n: “Hombre”.

O: “¡Fíjen[lo] en un madero (poste)!”. Véase Ap. 5C.

“Autoridad.” Gr.: e·xou·sí·an; lat.: po·te·stá·tem; J17(heb.): reschúth.

O: “desde el cielo”.

O: “del emperador”. Gr.: tou Kái·sa·ros.

Es decir, aproximadamente las 12 de la mañana, al contar desde la salida del sol.

Véase Ap. 5C.

Véase Mt 27:33, n: “Lugar del Cráneo”.

“Gólgota.” Gr.: Gol·go·thá; J17,18(heb.): Gol·gol·tá’.

Véase 18:33, n.

Compárese con Lu 23:38, nn.

O: “prefería”.

O: “dejó de respirar”. Lit.: “cedió el espíritu”. Gr.: pa·ré·do·ken to pnéu·ma.

O: “ellos”.

“Rollo”, א*B; P66אcAVgSyp: “mezcla”.

“Libras.” Gr.: lí·tras; por lo general se consideraba igual a la libra romana, que pesaba 327 g (11,5 oz. a.); lat.: lí·bras.

O: “Amo”.

“¡Rabboni!” J18(heb.): Rib·boh·ní.

O: “Dídimo”. Gr.: Dí·dy·mos; lat.: Dí·dy·mus.

O: “prefería”.

O: “Amo”.

O: “unos trescientos pies”. Lit.: “unos doscientos codos”. Véase Ap. 8A.

“Juan”, BVg; ASyp,s: “Joná”. Véase 1:42, n: “Juan”.

Lit.: “estás amando”. Gr.: a·ga·páis.

Lit.: “te estoy teniendo cariño”. Gr.: fi·ló se.

Lit.: “estás amando”. Gr.: a·ga·páis.

Lit.: “te estoy teniendo cariño”. Gr.: fi·ló se.

Lit.: “¿me estás teniendo cariño?”. Gr.: fi·léis me.

Lit.: “te estoy teniendo cariño”. Gr.: fi·ló se.

O: “prefería”.

El v. 25 aparece en אcABCVgSyp,s; א* lo omite.